Casino (online)

JOSU EGUREN
Casino (online)

Desconfíen de la urgencia del título porque 'Runner, runner' es un 'thriller' con mucho menos fondo físico del que aparenta. Es ágil en los primeros metros, maneja con fluidez un par de trucos de timador callejero, pero se desinfla de un plumazo, tan pronto como se hace evidente que su envoltorio no es más que una simple invitación a una timba para jugadores inexpertos.

Gemma Arterton es el gancho con curvas, Ben Affleck y Justin Timberlake los trileros, y Brad Furman el director que recoge el encargo de unos ejecutivos que han visto en él a la marioneta apropiada para pulir el brillo de una mano fallida de estrellas. Notarán un profundo aroma a 'Rounders' con fuertes guiños a 'Ocean's Eleven', cierto, porque tras la pantalla se ocultan David Levien y Brian Koppelman, guionistas habituales de Steven Soderbergh ('Ocean's Thirteen', 'The Girlfriend Experience'), y expertos en documentar las turbias atmósferas de unas mesas de poker clandestino que ahora han dado el salto al universo digital.

¿Qué o quiénes dirigen los casinos virtuales que operan bajo banderas de conveniencia? ¿Cómo funcionan los entresijos de uno de los negocios más lucrativos de la era online? Efectivamente, en 'Runner, runner' no hallarán respuesta, pero sí un farragoso divertimento cosido a la medida de Justin Timberlake, otro Eddie Felson wannabee que cae en las redes de un villano de las apuestas interpretado con desgana por Ben Affleck. A nadie le amarga un dulce, y mientras Furman se esmera en exhibir sus mejores piruetas con la cámara, el espectador traga con el showroom de coches deportivos, ropa cara y mujeres florero que llenan la pantalla. Hasta aquí llegan Furman y la película, el resto son vaguedades, ángulos muertos y diálogos vaciados de cualquier atisbo de sustancia dramática.