El juez deja en libertad al detenido en Abanto por abusos sexuales a niñas

Le impone una orden de alejamiento de 300 metros de la víctima, de 10 años, y prohíbe a la Ertzaintza que informe del caso

AINHOA DE LAS HERASBILBAO.

El juez de guardia de Barakaldo dejó ayer en libertad provisional al hombre de 61 años detenido por la Ertzaintza en Abanto acusado de abusos sexuales a niñas, según fuentes vecinales. El magistrado impuso al acusado una orden de alejamiento de 300 metros de la víctima, de 10 años.

Agentes de la Policía autonómica detuvieron a este individuo el pasado viernes después de que la madre de la menor denunciara el caso. Al parecer, el hombre llevó a la niña engañada a su casa con la promesa de que le iba a prestar una película y una vez en el domicilio la sometió a tocamientos, según la nota emitida por el Departamento de Seguridad. El detenido admitió los hechos y reconoció que los había repetido con otra menor. La pequeña, que huyó de la vivienda y se fue a su casa corriendo y llorando, se lo contó a su madre.

El arrestado fue puesto ayer a disposición del juez, que tras tomarle declaración le dejó en libertad con cargos y una orden de alejamiento de 300 metros de la víctima. El magistrado prohibió expresamente a la Ertzaintza que informe sobre el caso, según indicó un portavoz del Departamento de Seguridad.