La enseñanza vasca por sexos seguirá concertada porque «cumple la normativa vigente», dice Uriarte

M. F. VALLEJOBILBAO.

La consejera de Educación, Cristina Uriarte, aseguró ayer que el Gobierno vasco mantendrá los conciertos económicos con los centros que educan a los alumnos de forma separada por sexos porque «cumplen con la normativa vigente» y tienen «todo el derecho a recibir financiación pública». Uriarte respondía así al ser preguntada en comisión por la parlamentaria de EH Bildu Belén Arrondo sobre el criterio del Ejecutivo respecto a mantener la financiación a los cinco colegios con enseñanza diferenciada en Euskadi.

«Entendemos que estos centros ofrecen una alternativa educativa y que son los padres y madres quienes tienen la opción y deciden», argumentó la consejera, quien también dijo que «ni la educación diferenciada ni la mixta son 'per sé' discriminatorias». Resaltó, además, que su departamento no tiene constancia de que haya habido reclamación alguna por parte de progenitores o tutores de alumnos que habiendo pretendido escolarizar a sus hijos en un centro privado concertado en la comunidad hayan visto denegada su admisión por razón de sexo.

La parlamentaria de EH Bildu también interpeló a la consejera sobre la modificación del currículo de Bachillerato para cumplir con la sentencia del Tribunal Supremo que en 2012 anuló un decreto del Gobierno vasco y obligó a crear una alternativa a la asignatura de Religión. La titular de la enseñanza en Euskadi señaló que su departamento está obligado a cumplir con esa sentencia y que, por lo tanto, hay que ofertar una alternativa a la materia confesional que, según comentó, está todavía «por definir». «Esto no es una decisión caprichosa del Gobierno vasco», insistió Uriarte.