«Gwendolyne marcó el ritmo a tres generaciones»

24 bares conmemoran hoy el 40 aniversario de la popular discoteca del barrio getxotarra de Algorta, que cerró sus puertas en 1999

T. IZAGIRREGETXO.
Javier y 'Resti' aseguran que la sala de fiestas «marcó una época» en la provincia. ::
                         FERNANDO GÓMEZ/
Javier y 'Resti' aseguran que la sala de fiestas «marcó una época» en la provincia. :: FERNANDO GÓMEZ

«Rescatar la esencia de la discoteca Gwendolyne, el espíritu por salir a bailar y divertirse» es el argumento esencial que ha llevado a Javier Miguel a organizar hoy una fiesta-homenaje a esa sala que marcó época. En la idea se han involucrado 24 establecimientos hosteleros de Getxo que animarán las zonas de copas -la calle Amezti incluida-, con cinco conciertos, actuaciones de seis DJs, y vídeos de grupos y cantantes famosos de las últimas décadas. Hasta habrá un concurso de fotos en un homenaje que comenzará a las ocho de la tarde.

Restituto Pérez Maeztu -conocido como 'Resti'- estuvo al frente de este local que dejó un recuerdo de calado y atrajo a jóvenes de toda Bizkaia. El 21 de septiembre de 1973 abrió sus puertas una sala de fiestas que se clausuró en 1999 para dejar paso a unos garajes y unas lonjas comerciales. 'Resti' recuerda que escoger el nombre fue cosa de su madre. Ella se encargó de bautiza a la primera 'Gwendolyne' familiar que abrió sus puertas en Irún. Todo porque ese nombre servía de título a una canción de Julio Iglesias: su preferida. El propio cantante -muy alejado entonces de Miami- inauguró el local irundarra.

Pero el padre de 'Resti' enviudó poco después y solía pasar temporadas en la casa que su hijo tenía en Getxo. Y no tardó mucho aquel inquieto navarro en percatarse de la oportunidad de poner en marcha una discoteca y un restaurante en las lonjas de los pisos que se construían en los números 14 y 16 de la que se llamó calle Hispanidad durante la dictadura, actualmente Euskalherria.

«Nos llamaban locos»

«Nos llamaban locos; se preguntaban quién iba ir venir si todo el mundo se iba entonces a Bilbao», recuerda 'Resti'. Pero el negocio no tenía secretos para aquel joven entusiasta La cadena Valentine's explotó con enorme éxito un restaurante y la sala durante casi tres décadas. Incluso se reformó. Además de la pista grande, habilitaron una pequeña -con música 'a lo agarrao',, y hasta «una zona para comer algo y reponer fuerzas». Todo marchaba bien hasta que la salud obligó a este hombre, hoy con 68 años, a dejar un negocio que sus hijos no querían explotar.

A 'Resti' todavía le paran por la calle, incluso los jóvenes, para recordarle que sus padres se conocieron en el 'Gwendo', como llamaban a la discoteca sus clientes más fieles. Lo comenta orgulloso, porque aquella sala acogía un público muy nutrido y de lo más variopinto hasta por edades. «Marcó una época y la juventud que venía era muy buena, y sana».

Uno de sus clientes era Javier Miguel, que se ha embarcado en organizar esa fiesta-homenaje que tanto ilusiona a 'Resti'. «Marcó el ritmo de tres generaciones», apunta Miguel. Julio Iglesias, Los Panchos, Karina, Massiel, Francisco y otros famosos pasaron por la discoteca. También humoristas como Arévalo, Bigote Arrocet o Marianico el Corto.

Y supo adaptarse a los nuevos tiempos y estilos. En la década de los 80 en el 'Gwendo' sonaba el mejor rock. «Se dio cuartelillo a bandas de Inglaterra, hasta de Estados Unidos y Canadá». Y en los 90 fue «la sala más importante en cuanto a conciertos, por número y, sobre todo, calidad», defiende Miguel, que no se olvida de que también sirvió para que 'Baliun con b' abriera en los noventa un espacio para buena parte del boom de grupos que emergieron en la localidad bajo el marchamo de 'Getxo Sound'.