El Varea se queda sin argumentos

Los pupilos de Emilio Remírez quisieron reaccionar en el segundo tiempo, pero carecieron de pegada y acabaron desfondados físicamente El equipo riojano se vio superado por un Laudio que al descanso ganaba 0-2

V. DUCRÓSLOGROÑO.
Rubén Pérez intenta controlar un balón ante la presión del mediocentro Degre. ::
                         SONIA TERCERO/
Rubén Pérez intenta controlar un balón ante la presión del mediocentro Degre. :: SONIA TERCERO

El Laudio fue mucho rival para un Varea, que lo intentó -sobre todo en el segundo tiempo-, pero que se rindió demasiado pronto, bajó los brazos temprano y quedó merced a un equipo que hizo lo justo, pero que regresó a Llodio con un resultado favorable y que prácticamente sentencia la eliminatoria en esta segunda ronda del 'play off' de ascenso a Segunda B. Emilio Remírez había admitido que uno de los equipos al que no quería enfrentarse en el 'play off' era el Laudio. Un equipo configurado para ascender y que ayer, a medio gas en Varea, dio muestras de por qué es un firme candidato al ascenso -y que solo ha perdido dos partidos en Ellakuri en toda esta temporada-.

El Varea se mostró demasiado nervioso en su campo, mientras que los de Ramón Castelo encontraban espacios para crear su juego y llegar con más comodidad al área rival. Muy pronto se hizo evidente el peligro alavés, con Casado, Salcedo y Degre como hombres clave a la hora de elaborar el juego y con un referente arriba, Galder, que se encargó en el minuto 14 de poner por delante a los suyos. Germán había enviado un centro a la cabeza de Casado y éste había cedido atrás para que el delantero del Laudio la pegara según le llegaba y fusilara a Rubén García.

Lejos de reaccionar, el cuadro de Emilio Remírez acusó los nervios. Buscó hacerse con el control del partido y buscó llegar más al área defendida por el veterano José Carlos -tuvo dos ocasiones, con Rubén Pérez de protagonista, pero que apenas inquietaron al rival-. El conjunto arlequinado intentó, entonces, contener al Laudio, pero permitiéndole demasiados huecos, sin presionar su salida de balón. El objetivo que no llegara el segundo y buscar, tras el descanso, el gol del empate.

Pero la fortuna no se alió ayer con el conjunto riojano, que casi al filo del descanso, vio cómo Asier introducía el balón en su propia portería, en un intento de despejar el esférico.

La desolación era evidente. Remontar el 0-2 parecía casi inalcanzable a tenor de lo visto en los primeros 45 minutos. Aun así, Emilio Remírez -por sanción no pudo sentarse en el banquillo y siguió las evoluciones de los suyos desde la grada- quiso dotar a su equipo de mayor velocidad por las bandas. Quitó a Borja y a Urko y en su lugar dio entrada a Efrén y Zabala.

El equipo logroñés mejoró su juego y llegó con mayor asiduidad al área rival. Maño lo intentaba de cabeza tras un saque de falta de Rocha; también Zabala, de fuerte disparo , obligaba a Juan Carlos a mandar el balón a córner. El propio Zabala tuvo una gran ocasión para empatar el partido, cuando muy forzado lograba meter la puntera y mandar el balón hacia la portería alavesa, pero nuevamente el guardameta del Laudio sacaba una mano providencial para evitar el gol.

Mejoró en carácter y prestaciones el Varea, pero el gol no llegó. Acusó el cansancio -el Laudio se mostró también superior en cuanto a forma física- y los nervios. La expulsión de Rubén Pérez, muy rigurosa, fue la puntilla para un equipo 'tocado', que deberá buscar el milagro en Llodio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos