El Alfaro se atascó frente al Adarve

El alfareño Losa estrelló un balón en el larguero en la primera parte en la ocasión más clara para haber empatado la eliminatoria El planteamiento defensivo de los madrileños no dio opciones a los locales, que acabaron perdiendo

FÉLIX DOMÍNGUEZALFARO.
El asalto a la división de bronce deberá esperar, al menos, a la próxima temporada para los jugadores del Alfaro. ::
                         FOTOS: F. DOMÍNGUEZ/
El asalto a la división de bronce deberá esperar, al menos, a la próxima temporada para los jugadores del Alfaro. :: FOTOS: F. DOMÍNGUEZ

No pudo ser. El CD Alfaro no logró en ningún momento superar el buen planteamiento defensivo de los madrileños del Unión Adarve, a pesar de haberlo intentado hasta el último momento, y cuando ya se jugaban los minutos de prolongación el rojinegro Javi aprovechó un buen contragolpe, con los alfareños volcados sobre la portería de De las Heras, para irse en velocidad y superar en la salida a la desesperada a Picuchos con un tiro raso cruzado que se alojó en la red.

El encuentro, con la peña 'Frente Reincidente' animando sin parar ni un minuto al equipo local, no fue precisamente el paradigma del buen fútbol y las ocasiones constantes, aunque los madrileños del barrio de El Pilar sí que dieron una lección de fútbol defensivo bien estructurado. Fiando todo su bagaje ofensivo a su delantero centro Lauri y a veces a la velocidad del extremo Montejo, montaron una telaraña que partía del centro del campo y se soportaba en una defensa férrea en la que destacó, por encima de todos, su central Martín.

Los locales, por su parte, a los que no se les puede reprochar nada en cuanto a entusiasmo, ganas y dejarse la piel en el campo, trataban de penetrar en el área contraria a base de salir con el balón jugado desde su también sólida retaguardia, en la que el central Cabrera resultaba ser su hombre más firme. Pero sus intentos de llegar a la portería contraria con el balón jugado se perdían en la maraña de centrocampistas visitantes o, si salvaban ese valladar, eran neutralizados por la defensa.

Aún así, los locales tuvieron la ocasión más clara del partido, cuando en el minuto 35 Losa envió un balón bombeado desde fuera del área que superó al portero y se fue a estrellar en el larguero. Tal vez de haber entrado hubiera supuesto que los madrileños se hubieran tenido que abrir y la marcha del encuentro pudiera haber sido otra. Conjeturas.

No obstante la primera oportunidad de peligro, de las escasísimas que hubo en todo el partido, la tuvo el delantero centro del Adarve, aunque Picuchos la desbarató con solvencia saliendo a tapar su disparo desde el área pequeña.

La primera parte concluyó con más pena que gloria y en la reanudación los blanquillos salieron más decididos a asaltar el marco rival.

A falta de media hora para el final comenzó el carrusel de cambios, y como es natural, mientras los visitantes optaban por reforzar el centro del campo para mantener firmes esas dos barreras protectoras del marco de De las Heras, el entrenador alfareño replicaba metiendo en el césped jugadores atacantes con las piernas y la cabeza frescas.

Todo fue inútil y los ataques a la desesperada de los blanquillos no llegaban a gol, ni tan siquiera uno que hubiera supuesto, al menos, conseguir una prórroga para reforzar las esperanzas. Al contrario, con el tiempo ya cumplido llegó el gol de los del Adarve, en un contragolpe de libro propiciado por el intento de asalto a la desesperada de los locales. Al final, caras de incredulidad y sobre todo, mucha tristeza en los rostros de los jugadores y la afición.

Así las cosas, de los aspirantes riojanos al ascenso, en el bombo del sorteo de la siguiente fase -que se celebra esta tarde, a las 17,30 horas- solo figurarán los nombres de Haro y Varea, que buscan rival para seguir soñando con la Segunda división B.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos