Y el agua llegó a Madre de Dios... en cubos

La medida de protesta se hizo patente «tras el incumplimiento del Consistorio de llevarla al centro después de Semana Santa» Doscientos vecinos la transportaron desde la Dama de la Fuente del Ayuntamiento hasta el centro cívico

E. ALCALDELOGROÑO.
Los vecinos de Madre de Dios formaron una extensa cadena humana para transportar los cubos hasta el centro cívico. ::
                         FOTOS: JUAN MARÍN/
Los vecinos de Madre de Dios formaron una extensa cadena humana para transportar los cubos hasta el centro cívico. :: FOTOS: JUAN MARÍN

Denuncian que el Ayuntamiento no les pone agua en su centro cívico y lo que hacen es... cogerla de la propia fuente municipal del Consistorio. Cerca de dos centenares de vecinos de Madre de Dios cumplieron ayer su promesa de realizar un 'acueducto humano' para trasladar con cubos agua cogida en la Dama de la Fuente, hasta el centro cívico, al final de Doce Ligero, en una imponente cadena humana para el transporte. Este acto reivindicativo supuso el traslado a la calle de la denuncia vecinal por una promesa incumplida desde el Ayuntamiento: la de instalar agua en el centro cívico, antigua iglesia de Madre de Dios, después de Semana Santa.

«El centro cívico se usa mucho, para proyectos de interés social como la tienda gratis, encuentro de muchas asociaciones y, a partir de la semana que viene, la construcción de la tradicional falla», apuntaba Rubén Antoñanzas, presidente de la Asociación de Vecinos del barrio, para ilustrar la necesidad de agua en la antigua iglesia, por cuestiones de uso, de limpieza e higiénicas. Una instalación que, según los vecinos, «solo cuesta 500 euros», y que se les prometió para después de Semana Santa, cosa que el Consistorio no ha cumplido: «Creemos que hay una causa efecto con nuestra postura crítica en los plenos municipales; al día siguiente de la asamblea abierta que tuvimos con representantes políticos, recibimos un escueto mail del concejal Yangüela diciendo que el agua 'no va a poder ser'; nos parece lamentable», se quejó Antoñanzas, quien zanja que «a los que se condena es a los niños y a las personas que usan el centro, que muchas veces no son las más favorecidas».

«Reivindicativo y original»

El acto promovido ayer buscó ser «reivindicativo, a la vez que original y útil, porque así llevamos agua al centro cívico, a un depósito que ha cedido una asociación». Se reunieron un centenar de cubos y se llenaron, uno a uno, en la popular Dama de la Fuente del Ayuntamiento; hubo también un momento de protesta cuando se acudió a la entrada del edificio «para usar un baño público», contando con la negativa de la Policía «porque así se lo han ordenado los concejales». A los cánticos de 'queremos agua' construyeron después la cadena humana, que alcanzó hasta casi el último tramo de Doce Ligero. De esa forma, gentes de todo tipo y edad transportaron los cubos. «Igual que la luz, el agua es indispensable, muchas personas hacemos actividades allí y hace falta para limpiar, para el aseo... estamos dependiendo del bar de al lado muchas veces, no es lo mejor», lamentaba Pilar Bengoa, colaboradora de la Tienda Gratis, una de las iniciativas del centro.

Dada la amplia respuesta del acto, convocado con solo unos pocos días de margen «porque había que dar una respuesta muy rápida», los vecinos confían en que «por lo menos nos escuchen, nos lo hemos ganado». Una vez recibida la negativa de Yangüela, Antoñanzas indicaba que «se buscó el amparo de la alcaldesa Gamarra, que en último término es la que defiende los intereses de los vecinos, pero ni siquiera nos ha recibido». Por ahora no hay calendario de nuevas iniciativas, aunque si no hay movimientos por parte del Gobierno municipal, la asociación vecinal avisa de que promoverá nuevas movilizaciones «originales y útiles».