Gobierno Letta

El sentido del Estado y la pura necesidad explican la formación rápida del Gobierno Letta en Italia bajo la única fórmula disponible: un Ejecutivo de concentración basado en las dos fuerzas más votadas (el centro-izquierda, PD, y el centro-derecha, PdL) más la contribución del campo democristiano y, un dato relevante, varios reputados independientes en carteras de peso. Inspirada por el acreditado presidente de la República, Giorgio Napolitano, la coalición es un homenaje al sentido común y no solo porque procede de la única mayoría parlamentaria imaginable, sino porque entiende atender al doble requerimiento social: un manejo solvente de la delicada situación económica y financiera y un programa de renovación institucional con prioridad para la reforma de la legislación electoral. Letta, joven pero experimentado, tendrá que lidiar con el problema que en su Partido Demócrata suscita la entrada del campo berlusconiano en el Gobierno, pero la hora no admite excepciones y sobra el testimonialismo del Movimiento Cinco Estrellas, autosituado fuera del campo político convencional. El nuevo primer ministro, cuya investidura está garantizada, merece una oportunidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos