El Zuazo cambia de mando

Las baracaldesas viajan a Galicia para pelear por la Copa de la Reina sin Joseba Echevarría, que deja el club por motivos personales

SILVIA OSORIOBARAKALDO.

El Zuazo afronta una semana ilusionante, ya que es la primera vez que participa en la Copa de la Reina de balonmano femenino. Pero el conjunto baracaldés se desplaza a las localidades gallegas de Porriño y A Guarda, sedes de la competición, con la única intención de «disfrutar de la experiencia». Ha sido, sin duda, una hazaña y en ella ha tenido mucho que ver Joseba Echevarría. Sin embargo, el hasta ahora técnico de la escuadra vizcaína no acompañará a sus chicas. Ni en este torneo ni nunca más.

Pese al buen rendimiento que las fabriles están mostrando en el año de su ascenso a la máxima categoría, su ya exentrenador no puede seguir desempañando su labor en el banquillo y ha tenido que dimitir de su cargo. Según explicó ayer a este periódico la entidad, se trata de un «asunto muy personal» que le impide estar al cien por cien con el equipo y que no se va a hacer público.

Gorka Santibáñez será quien tome las riendas del equipo en la cita copera, pero de cara al próximo partido liguero, ante el Helvetia Alcobendas, habrá nuevo entrenador. «Estamos buscando y se conocerá la semana que viene», explicó el sustituto en el banquillo. Echevarría ha sido un hombre muy ligado al club y ha entrenado a las fabriles en dos etapas. La última, que se inició hace dos temporadas, ha estado plagada de éxitos como el ascenso a División de Honor o la participación en la Copa de la Reina junto a los equipos fuertes de la liga. Precisamente, será a partir de esta competición cuando las de Zuazo tengan que afrontar nuevos tiempos.

Nada que perder

Este jueves (Polideportivo de Porriño. 18.30 h.), las baracaldesas dan el pistoletazo de salida al torneo copero en un duelo de altura ante el Bera Bera. El cuadro vizcaíno llega a tierras pontevedresas con buenas sensaciones después de su triunfo en casa del Valencia Aicequip, pero es consciente de la superioridad de su rival. Las guipuzcoanas son líderes indiscutibles en la clasificación y, por tanto, pasar a la siguiente eliminatoria sería toda una sorpresa. «Vamos con toda la ilusión, pero lo normal es que nos ganen fácil», asegura Santibáñez.

La diferencia entre ambos conjuntos es abismal y, por eso, en el seno fabril, tienen tan claro que la derrota entra dentro de los planes. Las donostiarras luchan por el título y ya tienen la mirada puesta en Europa, mientras que el combinado fabril aspira a salvarse y consolidarse en la categoría. «Lo importante ha sido llegar hasta aquí, que es un premio a la trayectoria en la primera vuelta», añade el técnico.

Como es habitual, el Zuazo volverá a viajar en furgonetas, que corren por cuenta de las jugadoras y el cuerpo técnico. Verónica y Ainhoa se perderán la cita por motivos laborales.

Fotos

Vídeos