«Iñaki Urdangarín dará en un par de años charlas sobre la monarquía»

Su novela 'Manu' ha resultado ganadora del premio literario Bodegas Olarra & Café Bretón, al que optaron un total de 56 obras Manuel Jabois Periodista y escritor

DANIEL ORTIZLOGROÑO.
Manuel Jabois, en el Café Bretón de Logroño, donde presentó su libro 'Irse a Madrid' en 2011. ::
                         R. VIEJO/
Manuel Jabois, en el Café Bretón de Logroño, donde presentó su libro 'Irse a Madrid' en 2011. :: R. VIEJO

Gracias a su capacidad para encontrar un punto de vista irónico a todo lo que le ocurre en el día a día, Manuel Jabois (Sanxenxo, 1978) ha conseguido hacerse un hueco entre los columnistas más seguidos del país. Su reciente paternidad le ha inspirado para escribir 'Manu', libro con el que ha ganado el premio literario Bodegas Olarra & Café Bretón de Logroño.

-Parece que atraviesa usted un buen momento. Columnista de éxito, padre primerizo... y ahora se convierte en el ganador más joven del premio Bodegas Olarra & Café Bretón.

-No sabía que era el ganador más joven del premio, pero la verdad es que me ha hecho mucha ilusión. Lo cierto es que las cosas me van muy bien profesionalmente, pese a que soy una persona altamente perezosa. Desde hace un par de años decidí marcarme una disciplina de trabajo más exigente y ahora me siento orgulloso de haber tomado esa decisión.

-El libro con el que ha conseguido el premio, 'Manu', habla sobre sus vivencias durante el período de gestación de su hijo, ¿Es una obra de corte costumbrista o un libro de autoayuda para padres primerizos?

-Es un libro netamente costumbrista. Es más, yo siempre he sentido una marcada repulsión por los libros de autoayuda. En 'Manu' me dedico a relatar algunas de las cosas que nos ocurrieron a Ana y a mí desde que supimos que íbamos a ser padres. Al principio sentí bastante pereza a la hora de sentarme a escribir, pero entendí que era una oportunidad única y que me podía arrepentir dentro de unos años por no haber plasmado todas esas cosas divertidas que nos han pasado.

-Para usted, como madridista confeso y tan crítico en sus columnas con los políticos, ¿sería peor que Manu decidiera dedicarse a la política o que le saliera barcelonista?

-Yo lo que quiero para mi hijo es lo mismo que Urdangarín, que acabe emparentado con algún miembro de la Casa Real y tenga el futuro resuelto (risas). No, ya en serio, quiero que sea lo que decida ser, y si me sale 'culé', pues más amenas serán nuestras conversaciones a la hora de comer.

-Conforme publica nuevos títulos, ¿comienza a sentirse un poco más escritor que periodista?

-No, yo siempre me he considerado periodista, pese a lo mal que marcha el oficio últimamente, con tanto despido y tanta reducción de plantilla. La escritura es algo a lo que recurro en mis ratos libres y me ayuda a huir de la tensión propia de la profesión, de estar colgado constantemente de teletipos y del estrés de la última hora. Me encanta aprovechar las horas muertas de la redacción para evadirme escribiendo algo cotidiano o relacionado con la actualidad, pero desde otro prisma diferente.

-Como periodista autodidacta, ¿qué cree que le ha enseñado la profesión y no se imparte en las aulas?

-No estoy capacitado para opinar de ello, porque no he estudiado Periodismo y no sé lo que se imparte en la facultad. Yo he sido siempre un lector empedernido de prensa, porque mi abuelo trabajaba en un diario y en mi casa no faltaban periódicos que leer cada día. Por ello he tenido siempre un imponente respeto hacia la profesión y me obsesiona ser correcto con la gramática, ya que la gente entiende que algo que aparece publicado cumple con rigor todas las normas ortográficas.

-¿Qué genero literario se ajusta más al panorama actual, la novela negra o el esperpento?

-Tiene mucho de esperpento, pero yo creo que el género que mejor describe los últimos acontecimientos que estamos conociendo es la ópera bufa.

-Las encuestas reflejan una pérdida de confianza paulatina hacia los responsables públicos. ¿En qué cree que puede desembocar esta dinámica?

-No creo que desemboque en nada grave, porque así lo demuestran los precedentes. De aquí saldrá algo positivo, probablemente una mayor transparencia en la gestión pública de aquí en adelante. Lo curioso es que, al igual que ahora sabemos gracias al caso Bárcenas o al caso Noos lo que sucedía en España hace cuatro o cinco años, será dentro de algunos años cuando tomemos consciencia de lo que se cuece en realidad a día de hoy.

-¿Cuál de estos dos casos le inspira más a la hora de escribir una columna, el caso Noos o el caso Bárcenas?

-A mí me parece muy interesante el caso Urdangarín por lo que representa. Por primera vez se investiga a fondo al miembro de una institución tan protegida mediáticamente como la Casa Real. Y conforme avanza la investigación aparecen pasajes que no dejan de ser curiosos. Yo creo que, dentro de un par de años, Iñaki Urdangarín dará conferencias en el Ateneo Republicano en las que explique la intrahistoria de su relación con la monarquía.

Fotos

Vídeos