Ylenia Baglietto: «En teatro, todo lo tienes que hacer para que lo vea el de la última fila»

La eibarresa Ylenia Baglietto actúa por primera vez en el Coliseo con 'Goenkale: kondesaren erretratua'

FÉLIX MORQUECHOEIBAR.
Ylenia Baglietto se muestra ilusionada por actuar por primera vez en Eibar, su localidad de origen. ::
                         FÉLIX MORQUECHO/
Ylenia Baglietto se muestra ilusionada por actuar por primera vez en Eibar, su localidad de origen. :: FÉLIX MORQUECHO

Desde hace un par de años forma parte del plantel de la serie más longeva de ETB. Ylenia Baglietto (Eibar, 1986), se convierte cada día en Eider, una joven de aspecto gótico en Goenkale. Coincidiendo con la temporada 18 de emisión, la productora Glu Glu puso en marcha una obra de teatro que llega a Eibar hoy a las 20.30 horas.

-Llega a Eibar con la obra de teatro Goenkale pero ya lleva un tiempo trabajando en la serie de televisión.

-Sí, esta es mi tercera temporada en la serie. El pasado verano nos llamaron porque querían hacer una obra de teatro en homenaje a todos estos años que lleva funcionando Goenkale, que ahora son ya 19. Empezamos en julio con los ensayos y la obra se estrenó en septiembre.

-La obra presenta una parte pequeña de los personajes de Goenkale. ¿Qué es lo que se va a encontrar el público en el teatro?

-La historia se desarrolla en una casa rural. Hay dos personajes que viven allí, y el resto vamos llegando para pasar un fin de semana. Hay una desaparición pero no voy a decir más porque la historia va en la línea de Agatha Christie, 'La ratonera'... tiene algo de misterio y todo transcurre en torno a esa desaparición, si alguno de nosotros es el culpable o no, etcétera. Pero hay mucha comedia en la obra. El personaje de Itsaso que representa María Cruickshank, pone la guinda en cuanto al humor.

-¿Pero es una obra para seguidores de Goenkale?

-Es una obra muy fresca y muy fácil de ver, no sólo para los fans de Goenkale. Realmente es una historia nueva, ajena a la serie. Sí que se hacen algunas referencias a la historia de la serie, pero es totalmente independiente. Lo único que se mantiene son los personajes, ya que los seis actores que estamos hacemos los mismos personajes que en la serie. El que siga Goenkale los reconocerá, pero alguien que no vea la serie puede ver la obra tranquilamente.

-¿Así que Ylenia aparece un poco gótica?

-Un poco no, bastante (ríe).

-¿No lleva bien la separación con el personaje?

-Lo llevo muy bien... aunque no creas. A mí antes me gustaba mucho vestir de negro pero desde que hago este personaje, Eider, intento buscar cosas con color. Cada vez que me pongo algo negro me acuerdo de Eider.

-Llevaba un par de años en la serie cuando le llegó la llamada para llevar Goenkale al teatro. Mismo personaje pero un medio totalmente diferente.

-Totalmente. De hecho, me ha costado bastante, se me ha hecho más duro de lo que esperaba. En televisión hay una cámara que puede recoger todo tipo de expresiones, incluso el detalle más pequeño. Sin embargo, en teatro todo lo tienes que hacer para que lo vea el de la última fila. No es fácil porque tienes que coger el punto de qué tienes que agrandar de tu personaje pero que no quede algo exagerado.

-Sin embargo, el teatro no era nuevo para usted.

-No, sobre todo he trabajado con la productora Glu Glu. De hecho, sigo trabajando ahora con ellos en dos musicales infantiles, 'El patito feo' y 'La ratita presumida'. Cantamos, bailamos... y también hicimos una comedia para adultos que era 'Nick Maritxu nick Bartolo'. Así que en teatro también había hecho cosas.

-¿Y qué es lo que más le atrae?

-A mí lo que más me gusta de todo es el cine, que me parece maravilloso, me encanta. Si tuviese que ordenar lo que me gusta sería primero cine, segundo teatro y tercero televisión.

-¿Por qué?

-El cine me gusta mucho porque tienes tiempo para preparar el personaje, el rodaje se hace con otra tranquilidad... Después, el teatro tiene algo maravilloso que es el contacto con el público, eso es brutal. Escuchar el aplauso cuando realmente al público le ha gustado es algo maravilloso. Y la televisión tiene un ritmo muy rápido. En realidad, yo me levanto a las 5.30 para ir a Miramon a grabar y estoy feliz de la vida. Pero a la velocidad a la que se trabaja no me da tiempo a disfrutar como actriz. Es la pega que le veo a la televisión.

-Pero es una buena plataforma.

-Y una escuela tremenda. Ahora cojo cualquier guión y me lo aprendo en dos minutos.

-¿Cuánto tiempo lleva trabajando como actriz?

-Estuve cuatro años estudiando en la Escuela de teatro de Getxo y no pasó ni un año cuando me cogieron en Goenkale. Pero en ese tiempo, había escrito una obra, la dirigí y tuvimos bolos con otros compañeros de la escuela. Nunca he estado parada y tenía claro que quería dedicarme a esto. Si quieres llamar al trabajo tienes que estar trabajando. Por eso, podría decir que llevo tres años trabajando profesionalmente como actriz.

-El cine lo ha probado recientemente.

-Sí. Este verano he grabado un mediometraje.

-¿Medio?

-Así es, son 45 minutos. Es una película que cuenta la leyenda de Ana de Velasco que era en 1512 la Marquesa de Falces y dueña del castillo de Marcilla. Es un castillo que hoy en día sigue en pie, y la película cuenta la leyenda que dice que cuando el coronel Villalba vino a derribar su castillo, Ana de Velasco preparó un banquete para todos sus soldados y a él lo sedujo. De esa manera hizo que el coronel no derribara su castillo.

-¿Y en la película usted es...?

-Ana de Velasco.

-Está bien empezar en el cine con un papel protagonista.

-La verdad es que sí. Es una película que dirigió Ana Murugarren para la productora Blogmedia. ¡Es una pasada! Antes, habíamos hecho muchos cortos y habíamos conseguido algunos premios. Todo eso me había servido para ir conociendo este medio, este lenguaje.

-Lleva dos años viviendo en Bilbao, así que venir a actuar a Eibar no será lo mismo que ir a otro escenario.

-No, claro que no. Además, es la primera vez que vengo a Eibar a actuar. He estado ensayando obras porque con Glu Glu ensayamos muchas veces en Eibar. Pero ha ocurrido que esos trabajos luego no se han representado aquí. He estado en Ermua, en Elgoibar... pero nunca en Eibar. Por eso va a ser muy especial. La gente me preguntaba ¿cuándo en Eibar? Mucha gente ya sabe que estoy trabajando en esto pero no es lo mismo verlo en un teatro.

-Lleva unos años muy activos, pero ¿qué le pide al futuro?

-Con seguir por este camino me doy por satisfecha. Hombre, ¿ganar un Goya? (ríe). ¡Por pedir que no quede! Yo quiero seguir trabajando como hasta ahora y que poco a poco mi trabajo sea reconocido e ir subiendo. Mientras tenga trabajo y siga pudiendo vivir de ser actriz... ese era mi sueño y lo estoy cumpliendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos