Mamma Bosnia

JOSU EGUREN
Mamma Bosnia

Otra caduca e inútil mirada al avispero de los Balcanes, el rompecabezas geopolítico contra el que se estrella esta frágil adaptación de una novela de Margaret Mazzantini ('Venuto al mondo'), esposa e inspiratriz del director Sergio Castellitto y madrina de la carrera cinematográfica de Penélope Cruz en Italia. Primero fue la cómica 'Libero burro' (1999), después llegó la exitosa 'Non ti muovere' (2004) y más tarde 'La bellezza del somaro' (2010). Esta vez la pareja se atreve con un largometraje en pie de guerra, por y contra la memoria histórica, en el que Penélope Cruz quiere -y no puede- abarcar un campo estéril de emociones reales. Una mamma 'bosnia' -en la estela de la Sofía Loren de 'Dos mujeres' (Vittorio De Sica, 1960)- y un reportero gráfico norteamericano que retrata los efectos del conflicto serbo-bosnio-croata, son los protagonistas de un melodrama, guiado por cierto afán revisionista, que ignora el pudor cuando se trata de manipular el ánimo del espectador con giros argumentales. La historia de amor sobrevive a pesar de las afrentas de Emile Hirsch y Sergio Castellitto, gracias a que la continuidad -de la novela- se fragmenta mediante 'flashbacks' en los que Penélope Cruz recupera el fuelle dramático necesario para encarar unos diálogos insoportables; pero nunca olvidaremos los melifluos videoclips orquestados por Castellitto a propósito de los bombardeos sobre Sarajevo, aunque habrá quien prefiera borrar de su memoria escenas, tan inexplicablemente mal resueltas, como aquella en la que la protagonista sufre un aborto que debería ser la llave para interpretar su psicología traumática. No caben catarsis, ni revelaciones, en una película que es incapaz de trascender las ataduras de su referente literario, nada es asible en este melodrama que tapa sus propias heridas con las vendas de una sensiblería que produce reacciones cómicas involuntarias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos