La Policía Municipal refuerza la seguridad en los accesos a los colegios

Inciden en el entorno de los centros educativos poniendo sanciones a quien no respete las normas y ponga en peligro a los escolares

AINHOA LASUENERMUA.
El camino de Eskolabarri, uno de los pasos que serán controlados por los agentes ::
                         A. LASUEN/
El camino de Eskolabarri, uno de los pasos que serán controlados por los agentes :: A. LASUEN

La Policía Municipal de Ermua refuerza la seguridad vial escolar en torno a los centros educativos en el comienzo de curso tras las vacaciones de Navidad. Con este refuerzo se trata de mejorar la seguridad de los itinerarios peatonales de los centros escolares de Ongarai y Eskolabarri, ampliando el servicio de seguridad de los Caminos Escolares.

De este modo, la Policía Local pretende contribuir al esfuerzo de los padres y madres comprometidos con los Caminos Escolares de los centros, garantizando a los niños y niñas una ruta segura.

La iniciativa coincide con el horario de entrada y salida de los centros escolares CEP Ongarai, CEP Anaitasuna Ikastola, Colegio San Pelayo y Colegio Eskolabarri. Los agentes que actúen en esta campaña se asegurarán de que todos los elementos viarios operen en condiciones de seguridad, minimizando la posibilidad de aparición de situaciones de riesgo que pueden implicar accidentes.

Un agente prestará servicio de seguridad vial en el camino escolar de Eskolabarri mediante el control de la circulación de vehículos en el paso de peatones de Goienkale, junto al Palacio Lobiano.

Por otra parte, una vez finalizado el servicio de tráfico, tanto en el turno de mañana como de tarde, dos agentes recorrerán el entorno del colegio Eskolabarri y sancionarán a los vehículos estacionados en la acera de acceso al mencionado centro escolar, en el paso de peatones de la calle 3 de Santa Ana, en el tramo de calzada entre el paso de peatones y la entrada al Colegio Eskolabarri o en cualquier otro lugar que suponga un obstáculo para la circulación o afecte a la seguridad de los niños y niñas, a la entrada y salida del Colegio Eskolabarri, que les obligue a salir a la calzada para transitar, con el consiguiente riesgo para su integridad.

Posteriormente se desplazarán al entorno de los centros escolares de Ongarai. Uno de los agentes velará por la seguridad de los escolares y sus acompañantes en el paso de peatones de Ongarai Eskola (antes Gure Etxea), y el otro policía se desplazará a la calle Betiondo para prestar el servicio habitual, desde el momento en que llegan los autobuses escolares a la zona hasta su salida de la misma.

Aparcar en Betiondo

Durante este tiempo sólo se permitirá la circulación alterna de vehículos siguiendo las indicaciones de la Policía Municipal desplegada en la zona, sin permitir la parada de aquellos para que bajen niños o niñas, circunstancia que si ocurre dará lugar a la imposición de la correspondiente denuncia.

Las personas que quieran dejar o recoger a su hijo o hija en coche, deberán estacionar su vehículo en el aparcamiento público situado junto al complejo deportivo de Betiondo, a menos de 250 metros, con capacidad para 210 vehículos.

El objetivo de esta medida es crear un espacio libre de coches en las zonas de parada de los autobuses escolares, así como evitar que la circulación de vehículos en la zona de influencia del Ongarai Eskola y del acceso al Instituto pueda suponer un riesgo para la seguridad de los niños y niñas y sus acompañantes. En definitiva, crear un entorno seguro para los niños y niñas que van al colegio andando, en bici o en transporte colectivo.