Denuncian a la Diputación la agonía de una yegua en Trapagaran

IVÁN ALONSOTRAPAGARAN.
El animal luchó siete horas por salvarse en presencia de su potro. ::
                         E. C./
El animal luchó siete horas por salvarse en presencia de su potro. :: E. C.

Miriam Laiseca, vecina de Trapagaran, aún se estremece al recordar la escena que presenció el pasado 23 de noviembre, con una yegua agonizando en un terreno anexo a la estación del tren de Cercanías de la localidad. El animal, que tenía las patas traseras atadas, luchó durante siete horas hasta la extenuación junto su potro. El propietario no quiso hacerse cargo de su suerte. Ahora, el partido verde Equo ha interpuesto una denuncia administrativa ante la Diputación por vulneración de la Ley de Protección de los Animales.

Laiseca trabaja en Bilbao y viaja de lunes a sábado en tren. El viernes 23, al llegar, sobre a las 8.45 horas, al apeadero vio una yegua «que estaba acostada y pataleando». La tesgio comprobó cómo el dueño se acercó al animal y le pegó un tirón muy fuerte de la soga que llevaba sujeta al cuello con intención de levantarla. «Pero la yegua no reaccionó». A su vuelta, cinco horas más tarde, la jaca seguía tumbada y con la cría a su lado.«Llamé a la Policía Municipal y me confirmaron que llevaba así desde las ocho de la mañana, que habían avisado al veterinario de la Diputación porque el dueño no se hacía cargo», recuerda.

La mujer cruzó las vías para grabar la escena. En el vídeo que circula en YouTube se ve al animal atado revolviéndose débilmente y con importantes dificultades para respirar. Laisea explica que el ganadero se le acercó poco después de tomar las imágenes para comentarle que le «había atado las patas porque prefería arrastrarla así y no del cuello». Al personarse la Policía, el dueño, que tiene un caserón semiderruido en la zona que utiliza como cuadra, «les repitió que no iba a hacerse cargo y se marchó». El animal murió sobre las tres de la tarde. El veterinario foral sólo pudo certificar su muerte.

Fotos

Vídeos