Dimite un comisario jefe de los Mossos por la polémica de las pelotas de goma

El conseller de Interior,Felip Puig, también puso su puesto a disposición del presidente Mas, que le mantiene en el cargo

EL CORREOBILBAO.
El conseller de Interior en funciones, Felip Puig, presentó su dimisión, pero no ha sido aceptada./ Efe/
El conseller de Interior en funciones, Felip Puig, presentó su dimisión, pero no ha sido aceptada./ Efe

Durante los incidentes registrados en Barcelona en la huelga general del 14-N, Ester Quintana perdió un ojo, supuestamente por el impacto de una pelota de goma, lo que hizo estallar la polémica en Cataluña sobre una munición antidisturbios que en Euskadi acabó con la vida de Iñigo Cabacas hace nueve meses. La crisis política provocada por el caso ha desembocado en la dimisión del comisario jefe de Recursos Operativos y jefe de los antidisturbios de la Policía catalana, Sergi Pla. Además, el consejero de Interior, Felip Puig, puso su cargo a disposición del presidente Artur Mas, aunque este último le ratificó en su puesto.

Todo esto no tiene tanto que ver con las lesiones sufridas por Ester Quintana como por la posterior polémica surgida ante las informaciones falsas transmitidas por el Gobierno catalán. El consejero negó rotundamente en sede parlamentaria que se disparase ningún proyectil en la zona donde la mujer perdió el ojo, una versión que quedó en entredicho tras la aparición de un vídeo en internet en el que un agente disparaba no pelotas de goma, pero sí con una lanzadera GL-06. Se trata de un arma menos lesiva, como la que está probando la Ertzaintza para sustituir buena parte de los fusiles que lanzan proyectiles de goma.

El consejero catalán de Interior aseguró que en ningún caso ha habido intención de tapar información, y achacó la ocultación de datos no a mala fe, sino a «un error de cálculo», porque los informes que le remitieron se centraban en lo ocurrido en el punto donde cayó Quintana y no en las áreas adyacentes. Así, la versión dada en el Parlament fue «veraz pero incompleta», debido a una «diferencia de apreciación de lo que es o no relevante». Sin embargo, todo esto ha acabado generando dudas sobre la actuación de los Mossos que han afectado seriamente a su imagen. Con todo, desde la Generalitat insisten en que, aunque sí se llegaron a disparar siete proyectiles, ninguno pudo haber herido a la mujer porque fueron posteriores.

Todo esto contrasta con lo ocurrido en Euskadi a cuenta del 'caso Cabacas'. En los últimos nueve meses se han sucedido las peticiones al Gobierno vasco para que asumiese responsabilidades políticas por la muerte del joven hincha del Athletic, pero ni en la Ertzaintza ni en Interior ha habido dimisiones ni ceses. La cúpula del ya relevado Ejecutivo de Patxi López, con el exconsejero Rodolfo Ares a la cabeza, siempre han rechazado depurar esas responsabilidades políticas a la espera de lo que determine la investigación judicial en curso. Recientemente, el Ararteko reprendió al Ejecutivo por su falta de colaboración en el expediente abierto de oficio para esclarecer la muerte del joven.