Los abuelos salen a la calle en defensa de sus pensiones

Pensionistas de Madrid, Cataluña, Extremadura, Navarra y La Rioja se manifestaron ayer contra los recortes y la pérdida de poder adquisitivo

AMPARO ESTRADAMADRID.
La ministra Bañez comparece tras la reunión del pacto de Toledo./ Efe/
La ministra Bañez comparece tras la reunión del pacto de Toledo./ Efe

Los mayores comienzan a movilizarse. Ayer, unos doscientos pensionistas se manifestaron contra los recortes del Gobierno en las pensiones y la pérdida de poder adquisitivo encerrándose durante una hora en unas oficinas de la Seguridad Social en Madrid. Una protesta que se realizó también en Cataluña, Extremadura, Navarra y La Rioja.

Estas movilizaciones, promovidas por las organizaciones de jubilados y pensionistas de CC OO y UGT, se repetirán a lo largo de la semana en todas las comunidades autónomas.

Por otro lado, el PSOE confirmó también ayer que presentará un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la no compensación de la desviación de la inflación en 1,9 puntos porcentuales.

La pérdida de poder adquisitivo para una pensión media es de 222 euros este año y otros tantos el próximo. En Euskadi, y en términos acumulados, ese 'agujero' alcanza los 550 euros de media. Un dinero que para muchos es muy necesario. Y más ahora que, a consecuencia de la enorme cifra de paro que sufre el país, muchos mayores se han convertido en el sostén económico de sus hijos. Los jubilados anunciaron que seguirán en la lucha y no cejarán en su empeño.

Y como muestra, un botón. Samuel Manzanas, de 66 años, prejubilado de Renfe desde los 58, ha echado cuentas y ya sabe que el año que viene no podrá ir de vacaciones con el Imserso. Con un hijo informático en paro y con la subida de precios en productos básicos como el pan o el gas, Samuel -cuya pensión es de 1.070 euros mensuales- va a dejar de percibir más de 20 euros al mes el año que viene.