Un mal trago en Las Gaunas

Los riojanos se adelantaron en el marcador a los tres minutos, pero los catalanes reaccionaron y se mostraron más efectivos El UD Logroñés pierde también en casa ante el Sant Andreu y cae eliminado de la Copa Federación

V. DUCRÓSLOGROÑO.
Zubiri, que ayer volvió a ser de la partida, pugna con un rival por el control del balón. ::
                         ÓSCAR SOLORZANO/
Zubiri, que ayer volvió a ser de la partida, pugna con un rival por el control del balón. :: ÓSCAR SOLORZANO

Jugar o no la Copa Federación es una disyuntiva que a estas alturas ya no tiene sentido plantearse. Pero a más de uno se le habrá pasado por la cabeza el cuestionarse por qué un equipo, con una plantilla corta, se apunta a una competición que recorta posibilidad de entrenamientos y que, como le ha ocurrido al UD Logroñés, ha obligado a un desplazamiento largo.

Si en el partido de ida, el Sant Andreu dio el máximo para continuar en la competición y encarrilar la eliminatoria, ayer los blanquirrojos esbozaron un tímido intento de que ellos también querían continuar en la Copa Federación. Tímido atisbo y de corto recorrido, porque si bien los locales se adelantaron en el electrónico cuando apenas habían transcurrido tres minutos, los de Pedro Belmonte supieron reaccionar mejor y apelaron a su efectividad para empatar la contienda en la primera parte y sentenciarla en la segunda.

Sin más competiciones de por medio que la liga, el UD Logroñés ahora solo debe centrarse en ella, cambiar la dinámica en la que se haya sumido, regresar a la senda del triunfo y empezar a sumar de tres en tres para alcanzar los puestos de privilegio, los de 'play off'.

Porque esta eliminatoria ha demostrado que tampoco interesaba a la afición. Ambiente frío, casi gélido en Las Gaunas, con apenas doscientos espectadores -a lo que no ayudó que el club cobrara cinco euros a los socios por presenciar el choque-.

El UDL tenía que remar contracorriente si quería estar presente en el sorteo de la siguiente eliminatoria de la Copa Federación y pronto se pusieron las cosas favorables en una gran acción de Alain Barrón que terminó culminando Félix Quero. Corría solo el minuto 3 y había tiempo suficiente como para poder dar la vuelta a la eliminatoria.

Siguieron intentándolo los de Pepe Calvo. Alejandro, ayer como delantero centro, se llevó el balón desde su propio campo, abrió hacia Iñaki, pero al pase del riojano no llegaba finalmente el asturiano en el área pequeña. Y cuando el equipo local más acosaba la meta barcelonesa llegó el empate del Sant Andreu. Xavi Jiménez se llevaba el esférico en un error defensivo del UDL y de tiro cruzado superaba a Alberto.

El UD Logroñés, sin embargo, no le perdía la cara al partido. Incluso la afición, en un intento de animar a los suyos, les cantaba 'Sí se puede'. Buscaba con ansia el gol, pero éste no llegaba. Iñaki lo intentaba a balón parado en un gran saque de falta que despejaba Morales. Los logroñeses controlaban el esférico y el juego, sobre todo en el medio campo, pero sus llegadas al área rival apenas inquietaban al guardameta visitante.

Cambios sin efecto

Estaba claro que el UD Logroñés iba a tener que hacer más si quería seguir en la Copa Federación. Pepe Calvo quitó a Jano y dio entrada a Rubén García. Buscaba el técnico leonés más mordiente, pero, sin embarga, fueron los de Pedro Belmonte los que sentenciaron la eliminatoria. Un nuevo error en la zaga propició el robo del balón de Quim Araujo, que picaba el esférico y sin dejarlo caer golpeaba y fusilaba a Alberto.

Mazazo para los locales que comprendían que el tanto catalán dejaba prácticamente cerrado el pase visitante a la siguiente ronda. Aún así, Alejandro pudo haber empatado el choque, tras cabecear una falta botada por Iñaki y que despejó Morales.

Poco a poco el ritmo del encuentro fue decayendo. Sin forzar. No era necesario arriesgar porque la remontada parecía inviable y lo más importante era prevenir las lesiones. Solo dos acciones más de peligro y ambas protagonizadas por el UD Logroñés. En la primera, un pase interior de Alejandro hacia Mario Barco -que había sustituido a Félix Quero- al que el delantero riojano no llegaba por poco, en una posición francamente buena; y un centro chut de Víctor Fernández en el que Morales se veía obligado a lucirse y ponía una mano prodigiosa para desviar el balón a córner.

Fotos

Vídeos