Andoni Agirregomezkorta: «Muchos me veían como el bufón de la corte»

El actor y presentador tiene dos cimas por hollar. Esta noche intentará subir el Aconcagua y mañana, reflotar 'Vaya semanita' (ETB)

PEDRO GONZÁLEZ
Andoni Agirregomezkorta/
Andoni Agirregomezkorta

A 5.000 metros de altura no está Andoni Agirregomezkorta (Rentería, 1971) para muchas risas. El montañero revelación del 'reality' de ETB nos ha dejado con dos incógnitas. La primera, si hollará el Aconcagua (esta noche, a las 22.30 horas). La segunda, si 'Vaya semanita' vuelve para quedarse (mañana por la noche en ETB-2).

- ¿Sube o no sube?

- Tiro para arriba...

- Iba de perdedor y está ya a 5.000 metros...

- El primer día tuve que hacer rafting, cruzar un río gélido, hacer una tirolina que no había hecho en mi vida... No pude ni cenar del dolor de cabeza que tenía. Ese día pensé que me había equivocado de cabo a rabo.

- Se le veía más dicharachero al comienzo de la aventura.

- Es que el cansancio y el aislamiento pasan factura. Ya advertí que iba a ser yo mismo, y mi vida no es humor todo el día. No fui a jugar ningún rol.

- El favorito de Juanito Oiarzabal. ¿Cómo se hace?

- No me cuesta llevarme bien con la gente porque no soy extremista. A Juanito le conocía un poco, había grabado algún 'sketch' para 'Vaya semanita' y en la aventura no hemos chocado. Ahora nos apreciamos más.

- ¡Y eso que le imita!

- No le importa en absoluto, lo lleva bien.

- Otras cosas no las lleva tan bien. Eso de que un aficionado llegue a la cima antes que él...

- Es una rareza, pero la respeto. Si yo voy a la montaña con él, tengo claro que el experto y el que manda es él. Pero no va a pasar, nadie va a llegar antes que él.

- El ojito derecho de Juanito... y de todos los demás.

- Hombre, no lo sé. Mucha gente pensó que iba a ser el bufón de la corte los primeros episodios y que luego iba a caer. Mi objetivo no era demostrar nada, pero la mayoría de la gente se ha sorprendido de hasta dónde he llegado.

- Igual ahora le fichan como capitán de 'El conquistador del fin del mundo'.

- Pues ahí me lo pensaría más. El reto de la montaña me atrae, pero pelear con otras personas no me motiva tanto.

- ¿Qué le han dicho en casa?

- Parece que la gente está orgullosa, con eso me quedo.

- ¿Y sus niños?

- Tienen 6 y 4 años y no ven el programa. Un día se lo puse para que vieran dónde había dormido cuando estaba en el monte y parece que no les interesó mucho (risas). De todas maneras, tengo grabado el programa, igual después les pica la curiosidad...

- 'El conquistador del Aconcagua' y mañana un especial de 'Vaya semanita'. ¿Es el hombre imprescindible de ETB?

- Si tenía alguna sospecha de que podía ser así, hace año y pico me dejaron bien claro que imprescindible no era (risas).

- ¿Le queda aún esa espinita?

- Me dieron sus explicaciones y yo acepté la decisión, pero no lo comparto. Y no hablo solo de mí, hablo de los cambios en el serie y de prescindir de más gente. Me parece que no era para bien del programa.

- ¿'Vaya semanita' vuelve para quedarse?

- Se lo tendrías que preguntar a los que deciden en ETB. A mí se me ha contratado para un especial, que he hecho con cariño. Me interesa que la audiencia responda porque el programa lo merece, con lo que ha dado a ETB...

- ¿Vio el programa del año pasado, el que hicieron sin usted?

- No, pero no por revanchismo, sino por no ahondar en la herida. Sería como estar viendo a una exnovia, por poner un simil, aunque igual no es el más acertado. Preferí pasar página.

- La boda que acabó a palos, las elecciones... ¿Todo es susceptible de hacer humor?

- Ése es el espíritu del programa. Yo las veces que más he disfrutado era cuando pensaba: 'Bueno, de ésta nos echan'.

- ¿Si pinchan va a ser muy grande la decepción?

- Tampoco sería un batacazo terrible, pero confío en que la audiencia sea buena porque la marca lo merece. Estamos a la altura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos