El clamor contra los desahucios llena las calles

Una manifestación multitudinaria recorre Bilbao para exigir el fin del drama de los desalojos

SERGIO LLAMASBILBAO.
La marcha, convocada por colectivos sociales y sindicatos, reclamó que no haya «ni un desahucio más». ::                         LUIS ÁNGEL GÓMEZ/
La marcha, convocada por colectivos sociales y sindicatos, reclamó que no haya «ni un desahucio más». :: LUIS ÁNGEL GÓMEZ

«Ni un desahucio más». Esa era la proclama que ayer secundaron miles de personas en Bilbao. La manifestación convocada por decenas de colectivos sociales y por los sindicatos ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS, EHNE, HIRU, CGT-LKN y CNT, superó los 7.000 asistentes, según cálculos de la organización, que marcharon durante casi una hora desde el Sagrado Corazón hasta el Ayuntamiento tras la pancarta: 'Ni desahucios ni recortes sociales'. «En esta movilización lo que reclamamos es el derecho de todas las personas a acceder a una vivienda digna. Es una exigencia a los responsables políticos, que están dando un espectáculo lamentable porque hacen lo quiere la banca», acusó el responsable de política social de ELA, Mikel Noval.

La multitudinaria manifestación atravesó la Gran Vía y la calle Buenos Aires para tomar el puente del Ayuntamiento y la explanada frente al edificio consistorial. Allí el portavoz de la asociación Danok Lan de Galdakao, Miguel Ángel Miguel Liste, leyó el comunicado final con el que se disolvió la protesta. «Los poderes públicos han beneficiado a quienes han hecho negocio con la vivienda», reprochó desde la tribuna. El representante de los colectivos sociales reivindicó la necesidad de «dar la vuelta al sistema actual» mediante la «paralización de todos los desahucios de manera definitiva». Reclamó la creación de «un Instituto de Vivienda Pública al que las personas hipotecadas puedan ceder su piso a cambio de seguir ocupándolo con un alquiler social ajustado a su situación».

Miguel Liste apuntó que los colectivos sociales llevan ya un año de reuniones para acordar movilizaciones y actuaciones concretas contra las consecuencias de la crisis. «Seremos casi cien asociaciones. Cada una mantiene su autonomía, pero sumamos nuestras fuerzas para pelear contra medidas como la reforma laboral o los recortes sociales que nos atañen a todos», resumió. La secretaria de LAB, Ainhoa Etxaide, remarcó que la de ayer fue «la primera vez que coincidimos todos los sindicatos, la gran mayoría social, ante una situación de emergencia, para dar pasos juntos».

La representante sindical criticó el decreto aprobado desde el Ejecutivo de Madrid. «Ha vuelto a mostrar a la sociedad que el Gobierno no es capaz de poner límites a los intereses del capital», y demandó a las instituciones vascas que emprendan «un camino propio» para solucionar este problema.

Becerril, contra el decreto

La manifestación de ayer también estuvo secundada por grupos políticos, aunque lo hicieron alejados de la pancarta y de los focos. Miembros de Bildu, así como de las juventudes socialistas, se adhirieron a la convocatoria. El secretario general de estos últimos, Alain Coloma, aseguró que «ya no tiene que importarnos quién convoque las manifestaciones porque los desahucios son la cara más amarga de la crisis económica» y argumentó que «la política tiene que buscar una solución para que la gente vuelva a confiar en ella».

La marcha también estuvo protagonizada por víctimas directas de los lanzamientos judiciales. Ayer uno de los manifestantes, Manu Pereira, admitía que ya tiene fecha y hora para el desahucio de su vivienda en Galdakao. «Ya he recibido la carta y será el día 13 del mes que viene a las diez y media». Sobre si se podría ver beneficiado por las moratorias contempladas en el nuevo decreto, admitía: «Todavía no tengo nada claro».

La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, se mostró ayer crítica con la normativa del Gobierno para mitigar los efectos de los desahucios. «No son suficientes», opinó, aunque comprende que la solución definitiva precisa leyes «que no se cambian en una semana». Valoró que estas medidas permitan la paralización de las expulsiones de sus casas «a familias que están en una situación dura y amarga».

Nueva manifestación hoy

Varias docenas de personas se han manifestado hoy por la Gran Vía de Bilbao en protesta por los desahucios, convocados por la "plataforma de afectados por la hipoteca" (PAH) del País vasco, creada por la asociación Sendia.

Bajo la lluvia, estas personas portaban una pancarta con el lema "Sí podemos" y los teléfonos de la plataforma para que los interesados puedan llamar. Han coincidido con el final de la popular carrera Herri Krosa, momento en el que varios de los atletas rezagados les han mostrado su apoyo.

Su portavoz, Rosa de la Fuente, estuvo ayer en la manifestación convocada por los sindicatos en Bilbao contra los desahucios, pero hoy han querido convocar otra propia, aunque sea más pequeña, porque consideran que "parece que vamos por detrás y no es cierto. El protagonismo lo tenemos que tener las plataformas de afectados, que somos los que hemos conseguido que se mueva el tema".

De la Fuente también ha criticado el decreto aprobado esta misma semana por el gobierno para intentar paralizarlos, ya que, a su juicio, es insuficiente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos