«Los palestinos lo ven y viven con resignación»

Visitó este verano los territorios palestinos ocupados por Israel como brigadista de la ONG Sodepaz

AINHOA LASUENERMUA.
Palacios (agachada, segunda por la derecha), en el viaje. ::
                         EL CORREO/
Palacios (agachada, segunda por la derecha), en el viaje. :: EL CORREO

Su experiencia comenzó por tratar de financiar un pozo de agua en tierras palestinas y continúa ahora, una vez concluido su viaje, ya que «lo que más te piden allí es que informes de lo que ocurre». La ermuarra Kristina Palacios Bocos estuvo un mes, el pasado verano, en territorio palestino.

-¿Por qué se animó a ir a Palestina?

-Estoy en contacto con la ONG riojana Sodepaz y uno de sus proyectos es crear pozos para canalizar el agua potable, porque los israelíes están ocupando los territorios que tienen agua potable y su escasez es uno de los grandes problemas de Palestina. Les propuse que el proyecto al que ayudamos cada año en mi empresa, LKS, fuera el suyo. Después fui con las brigadas que salieron de Sodepaz a Palestina.

-¿Cómo fue la experiencia?

-Soy una persona a la que le gusta viajar mucho y esta es la experiencia que más me ha marcado. Es verdad que ves una realidad muy dura. Todos los días tienen su momento de enfado, de pensar ¿cómo puede estar pasando esto?...Entre los que estuvimos hemos creado el blog 'http://todosloscaminosestancerrados.blogspot.com.es'. Fue una experiencia enriquecedora, pero muy dura.

-¿Qué le ha parecido lo más duro?

-A mi personalmente, ver cómo están continuamente en sospecha. De cara a todo el mundo son terroristas. Pasan por los 'check point' (pequeñas aduanas) y allí los soldados israelíes te registran y te pueden hacer esperar todo lo que quieran. Para ir al trabajo deben esperar horas en algunos casos. Mis compañeros vieron como una madre tuvo que dejar a sus 2 hijos pequeños en el 'check point' porque no le permitían pasarlos. Se ven situaciones tan ridículas como en Hebrón que para pasar de una acera a otra de la calle tienes que recorrer un kilómetro. No lo ven con normalidad, sino con resignación. No nos pedían que les solucionáramos el problema, sino que contáramos lo que pasaba allí.

-Iba como brigadista para conocer y contar ¿ vio o conoció la violación de derechos humanos?

-Sí. Escuchamos a diversas asociaciones, personas a las que han robado o dividido sus tierras. Vimos diferentes proyectos de la población palestina, por ejemplo, el de la construcción de un hospital, como el de Juani, que vino a Ermua a dar una charla. Las instalaciones sanitarias dejan allí mucho que desear. Estuvimos con asociaciones de mujeres, también con otra de apoyo a gente que está en las cárceles. Allí te pueden detener sin decirte la razón y tenerte en la cárcel tres meses sin acusarte de nada. El porcentaje de personas que ha pasado por la cárcel es altísimo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos