La gerencia del Boulevard afronta un embargo de 200.000 euros desde julio

Los empleados del emblemático café de El Arenal culpan de la complicada situación a las «desastrosa gestión» de Ignacio del Hierro

LUIS GÓMEZBILBAO.
El popular café de El Arenal permanece cerrado desde el pasado miércoles. ::                         FERNANDO GÓMEZ/
El popular café de El Arenal permanece cerrado desde el pasado miércoles. :: FERNANDO GÓMEZ

La gerencia del Café Boulevard afronta un embargo de casi 200.000 euros desde el pasado mes de julio por morosidad. La Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social notificó el 4 de agosto a la firma gestora del emblemático establecimiento de El Arenal bilbaíno la intervención de sus cuentas corrientes y de ahorro al adeudar 192.290 euros. Hacienda, de momento, ha embargado a la sociedad una mínima parte del débito: 837,53 euros, a través de una operación bancaria que efectuó el 1 de agosto.

El café, fundado en 1871, amaneció el pasado miércoles con la persiana echada después de que Iberdrola le cortara la luz por el impago de las facturas pertenecientes a los dos últimos meses. Además, el gerente, Ignacio Del Hierro, tampoco ha abonado la nómina de octubre a sus 15 empleados. Los trabajadores responsabilizan al titular de 'Gestión Café Boulevard 1871' de la complicada situación económica del negocio por su «desastrosa» dirección. Esta compañía tomó el relevo del Grupo Iruña en marzo de 2010 después de permanecer cerrado un trienio tras 165 años de funcionamiento.

Los camareros asumen que la crisis está golpeando fuerte al sector, pero critican que Del Hierro «se pega la gran vida con vacaciones a todo tren», en lugar de abonarles los sueldos y correr con los gastos de la «Seguridad Social, agua, luz y gas».

«No daba la cara»

Aseguran que «al principio el negocio marchó bastante bien» y que durante las últimas fiestas de Aste Nagusia hizo también buena caja, con una recaudación cercana a los 90.000 euros, que, según los empleados, habría ido a parar «a los bolsillos» del gerente. «Del Hierro llegaba, metía la mano en la caja y luego volvía a desaparecer durante bastante tiempo, desentendiéndose del establecimiento», se quejaron ayer varios trabajadores. Afirman que «muchas veces» tenían que coger ellos mismos «el dinero de la caja» para cobrar sus sueldos porque el gestor «no daba la cara».

Del Hierro reconoció el pasado viernes a este periódico el impago de los dos últimos recibos de la luz, aunque en un principio atribuyó la clausura provisional del Boulevard a la mudanza que estaba llevando a cabo el inquilino de una vivienda situada encima del inmueble. Después explicó que el local permanece cerrado desde el día 7 por un fallo en el suministro eléctrico en la cocina y el restaurante. Finalmente, admitió que había dejado de pagar a Iberdrola por los perjuicios que les ocasionó un apagón ocurrido hace dos años en el Casco Viejo. Aquel incidente, según Del Hierro, les originó pérdidas cercanas a los 10.000 euros al producirse un sábado y prolongarse desde primeras horas de la mañana hasta la noche.

La gestión de este café, una joya del 'art decó' e inmortalizado por el mítico fotógrafo Robert Capa durante la Guerra Civil, ha sido también cuestionada por Sukia, propietaria del edificio. A la constructora guipuzcoana, descontenta con la marcha de la empresa, no le ha «hecho ninguna gracia» ver el establecimiento con la persiana bajada. Cree que «desvaloriza» el negocio de cara a un futuro traspaso si las deudas terminan por asfixiar la gestión de Ignacio Del Hierro, que ha citado a sus empleados el próximo martes «para explicarles qué hacer».