El antiguo hotel Vega de Ondarroa dará cabida a ocho viviendas

Deberá mantener la fachada original al estar catalogado de monumento el edificio, uno de los pocos trabajos de Pedro Gimón que sigue en pie

MIRARI ARTIMEONDARROA.
El edificio de Pedro Guimón mantendrá la fachada original y el número de plantas. ::
                         MAIKA SALGUERO/
El edificio de Pedro Guimón mantendrá la fachada original y el número de plantas. :: MAIKA SALGUERO

El antiguo hotel Vega de Ondarroa se transformará en un bloque de ocho viviendas de promoción privada que se completará con sus respectivos locales y garajes. Situado frente al parque de Itsasaurre, la constructora privada que construye los pisos, no obstante, estará obligada a mantener la fachada original al tratarse de un bienbultural, con la categoría de monumento dentro del Inventario General del Patrimonio Cultural Vasco.

«Además de las obras de urbanización del entorno y de las inmediaciones de la calle Antiguako Ama 8, donde se ubica, las distintas administraciones han exigido al promotor la obligación de respetar y rehabilitar la fachada exterior del edificio», detallaron desde el Consistorio.

El inmueble, que durante numerosos años acogió una destacada actividad hostelera, es una obra de juventud de Pedro Guimón Eguiguren, considerado como una figura clave de la arquitectura vasca de la primera mitad del siglo XX, en su condición de teórico de la revitalización del estilo vasco, lo que se ha dado en llamar arquitectura neovasca.

«Su obra se caracteriza por una gran versatilidad, de modo que manejó varios estilos a lo largo de su producción, algunos de forma simultánea», según recoge el informe donde se la cataloga como monumento. «Muchas de sus creaciones han sido derribadas, siendo ese edificio, el de Ondarroa, el de los pocos que dan testimonio del trabajo del notable arquitecto», destacaron desde el Gobierno vasco.

Al igual que otras poblaciones, Ondarroa experimentó un notable crecimiento a finales del siglo XIX y principios del XX que se materializó en la configuración de una zona de ensanche. «En ese periodo se construyeron edificios de interés, que en su mayoría no han llegado hasta nosotros.

Modernista

Este hecho acrecienta notablemente la importancia de ese hotel como testimonio de aquel desarrollo arquitectónico y urbanístico, en el que tuvieron un papel destacado arquitectos de la talla de Ricardo Bastida y el propio Pedro Guimón», egún recalcaron desde el Ejecutivo autónomo.

Los expertos describen el edificio como una construcción representativa de la arquitectura de principios del siglo XX, con elementos que permiten encuadrarla dentro de la corriente modernista, con una elegante austeridad que parece preludiar lo decó, aunque también incluye otros elementos consustanciales a la arquitectura vizcaína de la época.

El edificio dispone de tres fachadas distintas ordenadas de manera asimétrica y planta baja más cuatro alturas. «Al exigirle que mantenga las mismas características también se incluye la prohibición de levantar más pisos», añadieron desde el Ayuntamiento de Ondarroa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos