'Gandía Shore' arde en MTV

Las fiestas y borracheras del 'reality' seducen a un millón de espectadores

ALBA CASTILLA
Los concursantes de 'Gandía Shore'. / MTV/
Los concursantes de 'Gandía Shore'. / MTV

Hacía tiempo que el estreno de un programa no levantaba tanta expectación. Considerado como un espacio de «culto al chonismo», que da «vergüenza ajena» y promueve las fiestas sin límites y las borracheras entre la juventud, en su debut del domingo cosechó casi un millón de seguidores (956.000 espectadores y una cuota de pantalla del 4,8%). 'Gandía Shore' (MTV), que llega con el sello de la productora Magnolia, se ha convertido en el mejor lanzamiento de la TDT y ha marcado un récord de audiencia en el canal al seducir a los más jóvenes (el 21% del share entre 18 y 35 años).

En su primera noche no solo agitó los salones de los espectadores, sino también las redes sociales. El espacio fue 'trending topic' en Twitter, con comentarios donde se bromeaba con seguir los pasos de Felix Baumgartner y saltar desde la estratosfera. Hasta el showman Dani Mateo se sumó con ironía: «Estoy viendo Gandía Shore y respiro tranquilo porque el futuro es bastante esperanzador».

La versión cañí de este formato contará con once entregas, en las que veremos «sin censuras» lo más destacado de las seiscientas horas de grabación en la playa de Gandía. Un verano de desenfreno para Ylenia, Core, Gata, Arantxa, Esteban, Labrador, Clavelito y Abraham, con imágenes que han llegado a «ruborizar» a los propios responsables de la producción. Comparten los mismos perfiles que los pupilos de 'Mujeres y hombres y viceversa'. Hasta el 'macho alfa' por excelencia, Rafa Mora, se escandalizó y entró en las redes sociales para pedir perdón por «el daño que he causado en la juventud».

Siguiendo la estela marcada por el estadounidense 'Jersey Shore' y el británico 'Geordie Shore', los concursantes compaginan su trabajo en un chiringuito de la playa con la fiesta y los ligues. A las pocas horas de conocerse, la 'rompe pistas' de Arantxa fue rechazada, ¡y hasta en dos ocasiones!, por sus compañeros. El primero fue Labrador, quien decidió pasar la noche con Ylenia, otra participante. Y para rematar, su segunda opción también le dio calabazas. Abraham hizo oídos sordos a sus declaraciones de amor y apostó por coquetear con una mujer a la que Arantxa no dudó en pegarle un tirón de pelos por frustrar su objetivo.

La cadena tampoco ha querido eliminar las broncas protagonizadas por las concursantes y que tanto hemos comentado este verano. Antes de volver a casa, Core mostró su cara más agresiva en una discusión con una chica ajena al programa que se encontraba en la misma discoteca. Una conversación que terminó subida de tono y en la que hubo amenazas, insultos y lanzamiento de objetos. Un inicio de temporada que ha dejado el listón muy alto y no terminará con un graduado escolar para el ganador como bromean sus detractores.