Dimite un asesor del Gobierno tras decir que «las leyes y las mujeres están para violarlas»

Juan Manuel Castelao ha presidido sólo cinco días el Consejo General para la Ciudadanía Española en el Exterior

PEDRO SAN JUANMADRID.
Castelao, con la conselleira de Trabajo gallega, Beatriz Mato. ::                         EFE/
Castelao, con la conselleira de Trabajo gallega, Beatriz Mato. :: EFE

Su presidencia del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior ha durado un suspiro. José Manuel Castelao tomó posesión el lunes, a propuesta de la ministra Fátima Báñez, de un cargo que ya había ocupado durante el Gobierno de Rodríguez Zapatero, y el mismo martes, ante algunos consejeros de la mesa que se ocupará de los temas de Educación y Cultura, soltó inopinadamente la bomba: «Las leyes son como las mujeres. Están para violarlas», dijo para justificar que se sortease un formalismo en el acta de la reunión.

Fue un comentario tan brutal, desafortunado y ofensivo que todos los presentes, entre ellos varias mujeres, se quedaron de piedra. Ayer, poco después de que la frase trascendiera a los medios de comunicación, Castelao anunciaba su dimisión. «No siento para nada el sentido que la frase tiene y no es el sentido que yo le quise dar. Cité la frase, lo reconozco, pero en el sentido inverso, aunque no puedo achacar a otro una responsabilidad que es mía», se justificaba ayer en declaraciones a 'El País'. «Lo siento mucho. Lamento profundamente lo que ha ocurrido. Y doblemente: por quienes lo escucharon, casi todo mujeres, porque les generé un dolor; y por mí, porque construí un edificio que se me viene encima».

El propio Castelao, parlamentario gallego por el PP entre 2005 y 2009 y en la actualidad afincado en Buenos Aires, fue inmediatamente consciente de la barbaridad que acababa de decir, pues se acercó a los miembros de esa comisión para pedirles perdón por el exabrupto. «Nos dijo que sentía lo que había dicho y que una frase similar jamás volvería a salir de su boca. Pero las cosas hay que pensarlas antes de decirlas y tendría que tener interiorizado que un comentario así es intolerable», señalaba ayer Myriam Herrero, representante por Suiza en el Consejo.

«Un devoto de la mujer»

«Fue una frase absurda y desafortunada, y más viniendo del presidente de un organismo», añadía Ana María Navarro, militante canaria del PSOE y miembro del consejo por Venezuela, donde reside.

Herrero y Navarro son dos de las firmantes de un escrito que entregaron al director general de Migraciones, Aurelio Miras Portugal, en el que exigían a Castelao Bragaña disculpas públicas. «Si pudiera hacer alguna penitencia para borrar lo que hice, la haría», señalaba ayer un contrito Castelao antes de dimitir alegando «razones de índole personal». «No tengo ningún pensamiento contra la mujer, que me merece todos mis respetos. Es más, soy un devoto de la mujer», aseguró.

El Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior es un órgano de carácter consultivo y asesor, perteneciente al Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que pretende garantizar la efectividad del derecho de los españoles residentes en el exterior a participar en los asuntos que les conciernen.