Nuclenor adelanta el cierre de Garoña a los trabajadores

El presidente del comité de empresa de Garoña, Alberto César, anuncio a la opinión pública que la plantilla trabaja ya «pensando en el cese de actividad» de la central burgalesa

F. A.BILBAO.
Exteriores de Garoña en 2008. /E.C/
Exteriores de Garoña en 2008. /E.C

«La incertidumbre ha finalizado». El presidente del comité de empresa de Garoña, Alberto César, utilizó ayer estas palabras para anunciar a la opinión pública que la plantilla trabaja ya «pensando en el cese de actividad» de la central burgalesa.

Sus temores, más cercanos a la certeza que a la sospecha, se fundamentan no en el contenido del comunicado difundido el miércoles por Nuclenor -donde la empresa anunciaba su decisión de no aprovechar el último plazo oficial para lograr la prórroga de la planta-, sino en la reunión mantenida ayer con el director general, Martín Regaño. César explicó que el comité «comenzará a trabajar con las herramientas que recoge el convenio colectivo para que ningún trabajador quede desprotegido».

Oferta de Confemetal

Los grupos industriales del Metal en España anunciaron entretanto ayer que estudian comprar la central, en el caso de que saliera a subasta, para asegurarse un suministro energético «barato y de calidad que refuerce su competitividad». Según Confemetal, esta opción sería una salida ante el encarecimiento de los precios de la electricidad y el alza de los gravámenes anunciado por el Gobierno.