La UE pide que se tomen medidas para evitar explosiones de gases en Garoña

Un informe cifra entre 11.000 y 25.000 millones la inversión necesaria en seguridad en los reactores de las 134 centrales europeas

E. C.| BILBAO.
Un globo aerostático de los ecologistas de Greenpeace sobrevuela la central nuclear./ AFP/
Un globo aerostático de los ecologistas de Greenpeace sobrevuela la central nuclear./ AFP

La Comisión Europea va a recomendar a España la adopción de una serie de medidas para la mejora de la seguridad de sus centrales nucleares, entre las que figura la necesidad de prevenir explosiones de gases en caso de accidente en plantas como la de Santa María de Garoña. Cinco de las seis instalaciones atómicas españolas, como otras diez de Reino Unido, carecen de recombinadores de hidrógeno que permiten prevenir este tipo de accidentes.

Esta y otras medidas se plantean en el borrador del informe elaborado tras las pruebas de resistencia efectuadas en las nucleares de todo el continente tras el accidente de Fukushima, en Japón. El documento recoge sugerencias para cada una de las 134 plantas de la UE, incluidas las españolas de Almaraz (Cáceres), Ascó y Vandellós (Tarragona), Trillo (Guadalajara), Cofrentes (Valencia) y Garoña (Burgos). Solo Vandellós cuenta con un plan para evitar explosiones de hidrógeno «u otros combustibles gaseosos», aunque señala que «varias de ellas» ya tienen previsto instalarlos. Las cuatro deberían disponer también de «sistemas de filtrado de ventilación de la contención», que no tienen.

Trillo y Vandellós, peor

De la central de Trillo, los inspectores comunitarios señalan que sus protocolos de emergencia «no cubren todos los escenarios» posibles. Vandellós es la que peor nota saca, al haberse detectado en ella todas las carencias registradas en las plantas españolas.

La inversión necesaria para «actualizar el parque de centrales nucleares de la UE se estima que oscilará entre 11.000 y 25.000 millones de euros, según se recoge en el documento. El informe, de 25 páginas y que se presentará de forma oficial mañana, enumera los problemas de incidencia variable identificados por las autoridades de seguridad nacionales en sus pruebas de resistencia a una catástrofe natural o humana, como un accidente de avión, que privaría a la central y sus reactores de todo suministro eléctrico.