Astra, una nueva arma para la cultura

Finaliza la reconversión de la antigua fábrica de Gernika en un centro artístico

KOLDO DOMÍNGUEZBILBAO.
Ahora. El edificio luce en el exterior la obra de Gillick. ::                         E. C./
Ahora. El edificio luce en el exterior la obra de Gillick. :: E. C.

Diez meses y 1,5 millones de euros han bastado para que un edificio que durante 82 años albergó una fábrica de armas haya borrado de un plumazo su pasado para convertirse en un moderno centro multidisciplinar, destinado a la creación cultural. El nuevo complejo artístico Astra está a punto de reabrir sus puertas tras concluir las obras de reforma, iniciadas en diciembre y que han sido financiadas por el Gobierno vasco dentro de su programa 'Fábricas de Creación'.

La rehabilitación del inmueble ha afectado tanto a su contenido como al continente. El exterior, que ha respetado el diseño del arquitecto Bastida por tratarse de una construcción protegida, luce ahora una nívea imagen, que incluye un anexo con una multicolor instalación de Liam Gillick. Y el interior ha sido completamente acondicionado para dar cabida a creadores de todo tipo de disciplinas, que a partir de ahora podrán desarrollar su actividad en Astra. En total, 1.600 metros cuadrados dedicados al arte y a crear sinergias creativas entre los usuarios.

Las instalaciones plantean un gran espacio diáfano que se podrá «transformar mediante paneles rotatorios» para albergar exposiciones, representaciones teatrales o conferencias. Además, se han habilitado locales de ensayo tanto para grupos musicales, como de danza y expresión corporal, así como un laboratorio audiovisual y una cocina.

Lo más novedoso de esta propuesta reside en la decisión del Gobierno vasco y el Ayuntamiento de Gernika de ceder la gestión del complejo a sus propios usuarios. Es decir, serán los artistas y colectivos culturales de la localidad, agrupados en una asamblea, los encargados de coordinar el uso de las instalaciones y los materiales disponibles.

La puesta en marcha de Astra Gernika culmina el proyecto de 'Fábricas de Creación', que en los últimos años ha transformado cinco recintos industriales repartidos por todo Euskadi en viveros artísticos.

Fotos

Vídeos