La baja demanda dejará sin conexión por tren a Bilbao y Santander a primera hora

Feve eliminará a partir del 1 de octubre dos de los seis servicios diarios para «ahorrar costes», porque transportan «veinte pasajeros»

LEIRE PÉREZBILBAO.
Pasajeros de la línea Santander-Bilbao llegan a la estación de La Concordia, en Bilbao. ::                         LUIS ÁNGEL GÓMEZ/
Pasajeros de la línea Santander-Bilbao llegan a la estación de La Concordia, en Bilbao. :: LUIS ÁNGEL GÓMEZ

La escasa demanda de pasajeros dejará sin conexión por tren a Bilbao y Santander por las mañanas. Feve ha decidido eliminar los convoyes que conectan las dos ciudades en ambos sentidos a las ocho de la mañana a partir del próximo 1 de octubre.

La supresión de esta frecuencia tiene por objeto «ahorrar costes», declararon portavoces de la compañía de ferrocarriles de vía estrecha tras hacer pública la medida. La media de viajeros que utilizan el servicio en cualquiera de las dos direcciones, que oscila habitualmente entre los 15 y 20 por trayecto, «es baja, y por lo tanto, se trata del recorte que está más justificado», explicaron fuentes de la entidad pública. A día de hoy, la empresa ferroviaria sólo logra llenar un 17% de las 90 plazas disponibles en los trayectos de este horario, y la mayoría de los asientos se cubren con pasajeros que utilizan el tren interregional como un cercanías.

A pesar de que la línea Bilbao-Santander, y viceversa, incluye 33 estaciones a lo largo de su recorrido y ofrece servicio a miles de ciudadanos, son pocos los que optan por este medio de transporte para sus desplazamientos diarios, en beneficio del autobús o el vehículo privado.

Son varios los motivos del declive que experimenta en los últimos años esta conexión, cuya baza principal radica en desplazar a los viajeros directamente hasta el centro comercial y financiero de ambas ciudades. El tiempo es uno de ellos. La conexión emplea no menos de dos horas y cuarenta minutos en salvar los 119 kilómetros que separan ambas capitales. Por carretera, en cambio, el trayecto se puede realizar en hora y cuarto.

El importe de los billetes es otra de las posibles causas de la escasa demanda en la línea. El desplazamiento de ida y vuelta cuesta 15,30 euros, mientras que aquellos ciudadanos que opten por moverse de una ciudad a otra en autobús no gastan más de 11,84 en un ticket de las mismas características.

«Solo se reduce la oferta»

Aunque el número de usuarios de los trenes que viajan en los otros dos horarios de la línea -que parten de las ciudades a mediodía y al atardecer -no es muy superior al de la mañana, el ajuste no afectará a la supervivencia de la línea, que los responsables de la compañía se comprometen a mantener a medio plazo. «No se va a suprimir la conexión, únicamente se reduce la oferta», matizaron las mismas fuentes.

La sociedad enmarcó la necesidad de conectar las dos ciudades en «nuestra vocación de servicio público». No en vano, además de unir las dos capitales, la línea también sirve como cercanías tanto a vizcaínos como a cántabros que utilizan el transporte para trayectos cortos. En el caso del territorio vizcaíno presta servicio a localidades como Zaramillo, Sodupe y Aranguren, entre otras.

Se trata del primer recorte de servicios que ha decidido aplicar Feve después de que el Ministerio de Fomento llevara a cabo un estudio en el que se valoraba la oferta y la demanda de varias conexiones que atraviesan la geografía española.

El documento también sirvió para arrojar algo de luz sobre las pérdidas que registra anualmente la sociedad, que en la actualidad ascienden a 147 millones de euros. La deuda que arrastra se sitúa en torno a los 530 millones. La causa, sostienen los redactores del estudio, es «la ineficiente gestión de activos. Cada viajero por trayecto paga menos de tres euros, cuando el coste real del mismo es de cuarenta», explican.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos