«De pequeña me enganché a 'Cristal'»

Aída de la Cruz se suma al reparto de 'El secreto de Puente Viejo'. La novela de Antena 3 ha dado un salto de 16 años en el tiempo

NEREA CEJUDO
Aída de la Cruz es la pastelera que guarda todos los secretos del pueblo./ANTENA 3/
Aída de la Cruz es la pastelera que guarda todos los secretos del pueblo./ANTENA 3

A los guionistas de 'El secreto de Puente Viejo' les ha entrado la prisa y han dado un salto de 16 años en la historia. La serie de las tardes de Antena 3 arrancó en 1903 y ahora narra las vicisitudes de los vecinos del pueblo en 1919. Los guionistas se han apoyado en Candela (Aída de la Cruz, Barcelona, 1978) para que haga de nexo entre el ayer y el hoy. La actriz catalana ('Doctor Mateo', 'Física o Química') da vida a Candela, una mujer valiente, pero con secretos del pasado, que llega al pueblo para abrir una confitería.

- Parece que fuera otra serie.

- Sí, se han modificado los decorados y se han incorporado cinco personajes nuevos. Los que se mantienen han cambiado, que 16 años dan para mucho. La esencia de la serie continúa siendo la misma, pero la época, incluso el pensamiento, cambian.

- Candela llega para dar sabor a la serie.

- Dulzura sobre todo. Ella dará un punto de vista diferente a la gente de su alrededor que no lo está pasando bien. Será la confidente, la persona con la que todo el mundo se siente cómoda. No es que sea una chismosa, una cotilla, sino una persona que sabe escuchar y tiene una gran capacidad de empatía. Así intentará endulzar la vida de los demás, literal y metafóricamente.

- Pero no es oro todo lo que reluce en la vida de Candela.

- La serie siempre esconde algún secreto, pero como todos en la vida. Siempre hay un pasado, algo oscuro. El pasado está ahí, pero ella elige luchar y ser optimista. Lo consigue, aunque tiene sus momentos bajos.

- ¿Se siente identificada en ese papel de confesora?

- Me siento identificada con el espíritu de lucha, con la idea de no quedarse atrás; es una buena profesional que pelea por lo que quiere. Y con la empatía. Cuando uno ha vivido un momento malo se identifica más rápidamente con quien sufre. Creo que eso también lo tengo.

- No faltará una trama de amor para usted también.

- Va a ser difícil para Candela encontrar el amor. Tendrá muy buenas amistades, será muy querida por todo el mundo, pero el amor será difícil. Algo habrá, pero ni será fácil ni será rápido.

- ¿Cómo cambia la manera de trabajar en una serie juvenil como 'Física o Química' y en otra para un perfil de público más adulto como es 'El secreto de Puente Viejo'?

- Cambia en la edad de los compañeros. Cuando hice 'FoQ' yo tenía 30 años, no era ninguna cría, evidentemente, pero mis compañeros tenían 18... Me sentía un poco rarita. En 'Puente Viejo' he coincidido con una persona con la que ya había trabajado y con otra gente de Barcelona... Me encuentro supercómoda.

- Y con esas ropas y esos peinado, ¿tambien se siente cómoda?

- Es que no me tiene que gustar a mí. Si me miro al espejo vestida de Candela veo a Candela. Eso ayuda una barbaridad. Es el cincuenta por cien del personaje. Luego ya te mueves distinto, hablas distinto. Todo ayuda.

- Los personajes de la serie se expresan con mucho remilgo.

- Puede parecer un poco antinarural, pero los guiones están tan bien escritos que terminas naturalizándolo.

- Las telenovelas latinoamericanas han perdido fuerza y la han ganado las ficciones patrias: 'Bandolera', 'Amar en tiempos revueltos', 'El secreto'...

- Antes aquí ni había tanta tradición ni había tanta industria. Afortunadamente el sector ha crecido y lo ha hecho bien. Hay muy buenos guionistas. Y cuando algo está bien hecho, gusta.

- ¿Alguna vez se ha enganchado a una telenovela?

- Me enganché a 'Cristal', he de reconocerlo. No soy muy de vicios. He visto muchas y ha habido muchas que me han gustado. Pero sin ese enganche vital de 'no me pudo perder un capítulo', ninguna como 'Cristal'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos