El Barakaldo lo deja para la vuelta

Los gualdinegros, tras empatar ayer a cero ante el Águilas, necesitan vencer o una igualada con goles para subir a Segunda B

IDOIA INORIZABARAKALDO.
El Barakaldo necesita marcar en el choque de vuelta. ::                         JORDI ALEMANY/
El Barakaldo necesita marcar en el choque de vuelta. :: JORDI ALEMANY

Noventa minutos en Lasesarre no aclararon nada. El Barakaldo, que no pudo pasar del empate a cero inicial, deberá vencer al Águilas o lograr un empate con goles para lograr el ascenso en el partido de vuelta que se jugará el domingo. Otra igualada sin goles en Murcia obligaría a los gualdinegros a jugarse toda la temporada en una tanda de penaltis.

Como se esperaba, ayer en Lasesarre sólo hubo un equipo interesado en jugar un partido de fútbol. Fue el Barakaldo. El Águilas, por su parte, recurrió al antifútbol y a las pérdidas continuas de tiempo, que en la segunda mitad fueron escandalosas, hasta el punto de que el árbitro expulsó al central visitante Raúl Fernández. La pena para el Barakaldo es que, con esos argumentos escasos, el conjunto murciano consiguió su objetivo, mantener el empate a cero.

No obstante, el conjunto fabril intentó en la primera mitad evitar la igualada. Los gualdinegros, frescos y con ganas, contaron con las mejores ocasiones del encuentro para adelantarse ante un replegado Águilas. Mentxaka dio el primer aviso en un cabezazo flojo a las manos del portero visitante, aunque la ocasión más clara de la primera mitad la tuvo Espinosa en una vaselina desde más de 25 metros que superó al guardameta del Águilas, pero despejó un defensa en última instancia a saque de esquina.

Ya en la primera mitad, la polémica comenzó a rondar en Lasesarre. Al filo del descanso, los jugadores fabriles reclamaron penalti en un forcejeo dentro del área, pero el árbitro no señaló nada.

Dominio local

Así, se llegó al descanso. Los locales habían merecido más, pero la táctica conservadora le había dado resultado al Águilas. Andoitz Galdós pudo cambiar el ritmo del choque en los primeros instantes de la reanudación. En un saque de esquina, se adelantó a los defensas visitantes, pero su cabezazo se perdió fuera rozando el poste.

A partir de ese momento, el Águilas no quiso asumir más sustos y volvió a apostar por las continuas pérdidas de tiempo. A lo largo de la segunda mitad, los parones se produjeron cada dos minutos y los murcianos consiguieron que el Barakaldo no pudiera imponer su ritmo de juego. Al final del partido, el técnico fabril, Iñaki Zurimendi, se mostró contundente: «Siendo generoso, en la segunda mitad no se han jugado ni veinte minutos».

De todas maneras, el Barakaldo no bajó los brazos y un incisivo Camino lideró los mejores ataques de los gualdinegros en la segunda mitad. Sin embargo, no tuvo suerte y en un mano a mano ante el portero visitante estrelló el balón en el palo. Fue poco antes de que el árbitro le expulsara.

En los minutos finales, todavía Mentxaka contó con otra ocasión, pero el marcador no se movió y el Barakaldo se jugará el ascenso el domingo (12,00 h.) en el campo del Águilas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos