Errigoiti cierra 2011 con una deuda de 1,2 millones por los retrasos de la planta de biomasa

OCTAVIO IGEABILBAO.

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Errigoiti (PNV) ha confirmado esta semana que las arcas locales deberán hacer frente a una deuda superior a 1,2 millones de euros tras liquidar las cuentas del pasado ejercicio. La incertidumbre que rodea la construcción de la central de biomasa, proyecto que ha suscitado un gran rechazo social y político en la zona y sobre el que la misma Diputación ha expresado sus dudas recientemente, es la principal causa de que el Consistorio registre el déficit: su construcción debía suponer una importante fuente de ingresos que, por el momento, sigue sin llegar.

Concretamente, fue el propio alcalde de la localidad, Iñaki Madariaga, quien aseguró en febrero de 2010 que la construcción del polígono Malluki -que debería acoger la central- «aportará a las arcas municipales cerca de dos millones de euros». De esa cantidad, se estimaba que unos 800.000 euros iban a llegar el pasado curso merced a las cláusulas que el Ayuntamiento y la constructora de la planta tienen firmadas. Por ejemplo, se preveía que Consistorio iba a conseguir modificar sus normas subsidiarias para hacer hueco a la biomasa. A cambio, percibiría 200.000 euros.

Las trabas burocráticas han dejado sin los ingresos a una localidad que gestionaba en 2011 un presupuesto de 1,8 millones. Según los datos que maneja el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, la deuda financiera -con los bancos- ha pasado en Errigoiti de 11 euros por habitante en 2009 a 1.059 al cierre del pasado año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos