La Hiru Haundiak más veloz

Iker Karrera y Ohiana Azkorbebeitia vuelan en una edición en la que pulverizaron todos los récords

IÑIGO MUÑOYERROARAIA.
El campeón, Iker Karrera, satisfecho de su rendimiento.::
                         IOSU ONANDIA/
El campeón, Iker Karrera, satisfecho de su rendimiento.:: IOSU ONANDIA

La 18 Hiru Haundiak fue fulgurante, la más rápida de su corta historia. Desde 1987, año en el que la Sociedad Excursionista Manuel Iradier organizó la primera marcha de los 'Tres Grandes: Gorbea, Anboto-Aizkorri' en 100 kilómetros, los tiempos caían pero mantenían un nivel humano. Ayer se fundieron en una jornada muy calurosa (30º a la sombra), con sol y terreno seco. Iker Karrera y Ohiana Azkorbebeitia los pulverizaron, para establecer unos nuevos récords homologables internacionalmente.

El amezketarra Karrera destrozó horarios y descolgó rivales en una magistral cabalgata por la orografía vasca. Le vieron por última vez, frontal en la frente, en la salida de Ondategi. Allí se apelotonaban los 1.239 corredores (1.143 hombres y 80 mujeres) que iniciaron el trail. Era noche cerrada cuando encararon la dura cuesta herbosa de Gorbea. Los truenos y relámpagos amenazaban lejos, por las tierras de Burgos y por Aralar. No les cayó ni una gota.

Después de Gorbea vinieron Urkiola, por donde iba ya en solitario, y Anboto. Allí sufrió un accidente. Karrera cayó en la bajada hacia Zabalandi y se dio un golpe en el párpado y otro en una pierna. Horas después y en la misma zona resbaló una corredora que tuvo que ser evacuada con un corte en la cabeza. Pasó Landa, Urbia, el siempre traicionero Aizkorri, con su roca pulida, y se enfrentó al descenso a tumba abierta hacia Araia (55'), donde entró de incógnito.

Entrada por sorpresa

«Oiga, sabe cuándo está previsto que llegue el primer corredor», preguntó el reportero gráfico de EL CORREO, el único que a aquella tempranera hora paseaba por la línea de meta. «Soy yo, le respondió Asier», ante la mirada atónita de los organizadores, que sí le esperaban, pero aún ultimaban los detalles. Había empleado 10:23:08 en cubrir 100 kilómetros con 5.005 metros de desnivel. Exactamente 1h.35' menos que Pedro Etxebarria, ganador del año pasado. Entró solo. Le dio tiempo para descansar, ducharse, comer... antes de que hiciera su aparición Javier Domínguez. El vitoriano hizo un gran registro (11:27:28), lejos de Karrera, pero que le valió para ser segundo.

Antes, por el camino, se habían quedado Pedro Etxebarria, lesionado en el tobillo; el vizcaíno Chus Romón, con problemas estomacales; Felipe Larrazabal y otros muchos que no pudieron terminar.

Intenso calor

Ya por encima de las 12 horas apareció el resto de hombres fuertes: Zigor Iturrieta, de Hernani; Gaizka Barañano, de Amurrio; el catalán Daniel Cazalla, Iker Zurutuza, de Idiazabal... Octavo fue el veterano José Luis Albizuri. El dominador de las 'ediciones de oro' cruzó acompañado por su perro 'Lan'. Al otro lado del control confesó que «se ha hecho duro, pero he andado mejor de lo esperado». Noveno fue Óscar Pérez de Nanclares, vitoriano del Zortzitakoak y décimo Juan Romano, bermiotarra del club Sollube y primer vizcaíno. «Más que la distancia, lo penoso ha sido el calor en el último tramo», dijo.

Y entre tanto hombre, en la decimosexta posición entró la poderosa Ohiana Azkorbebeitia. Traía el récord a cuestas. Entró de puntillas, con los talones en carne viva y sangrando. Se descalzó en cuanto pudo y antes de beber constató que el cronómetro no se había parado. Había rebajado en 1h.10' su tiempo del año pasado, que también fue el ganador. Se coló entre la élite de una modalidad que coge vuelo. Diez minutos después entró su rival Nerea Amebilia, segunda mujer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos