Aumentan a 382.600 los vascos que contratan un seguro médico pese a la crisis

En Bizkaia tiene una póliza sanitaria el 23,5% de la población, frente al 12,7% de Álava y el 10% de Gipuzkoa

MARÍA JOSÉ CARRERO MJCARRERO@ELCORREO.COMBILBAO.
Número de pólizas privadas./ Gráfico: Isabel Toledo/
Número de pólizas privadas./ Gráfico: Isabel Toledo

El número de vascos que dispone de un seguro médico privado no deja de crecer. Son ya 382.677, lo que representa un aumento de 6.133 en un solo año y de casi 83.000 respecto a hace una década, según los últimos datos del Instituto Vasco de Estadística (Eustat), hechos públicos ayer y relativos a 2010. Aunque el precio de una póliza varía en función de la edad, del sexo (las mujeres pagan más que los hombres) y de la compañía, la cuantía media viene a ser de unos 70 euros mensuales. Este desembolso hace difícil de entender el incremento de los asegurados en medio de una crisis económica que comenzó hace ya más de cuatro años. Pero la recesión es, precisamente, la circunstancia que explica este aumento.

Según varios estudios, la población con recursos contrata un seguro por un doble motivo: librarse de las listas de espera de la Sanidad pública y garantizarse la atención ante el temor a que el sistema público llegue a quebrar en un futuro no muy lejano. Esta doble perspectiva puede explicar que el 17,5% de la población de Euskadi tenga contratada una póliza. Ahora bien, la distribución por territorios presenta cierto desequilibrio. La tradición del Igualatorio Médico Quirúrgico (IMQ) en Bizkaia -donde se fundó hace casi 80 años por un grupo de médicos que se asoció para llevar la cobertura sanitaria a la población de a pie cuando no existía la Seguridad Social- explica que el 23,5% de los vizcaínos disponga de cobertura sanitaria privada. El porcentaje de alaveses viene a ser de la mitad (12,7%) y el de los guipuzcoanos figura a gran distancia de los primeros al no suponer siquiera uno de cada diez ciudadanos (9,9%).

Los ajustes en el gasto sanitario que diferentes comunidades autónomas han realizado de un tiempo a esta parte -con el cierre de quirófanos o la privatización de la gestión de hospitales como medidas estelares- también tienen su repercusión en el conjunto de España: unos diez millones y medio de ciudadanos disponen de un seguro de salud. De estos, casi dos millones son funcionarios del Estado, que acceden a la Sanidad privada a través de MUFACE (Mutualidad general de Funcionarios Civiles del Estado), ISFAS (Instituto Social de las Fuerzas Armadas) y MUGEJU (Mutualidad General Judicial), entidades que tienen acuerdos de colaboración con aseguradoras como Adeslas o Asisa para la prestación de servicios sanitarios.

La inmensa mayoría de los asegurados vascos -nueve de cada diez- paga un seguro con cobertura de asistencia general, es decir, para tener servicios tanto de atención primaria (médico de cabecera, pediatra, enfermería), especializada y hospitalaria. El porcentaje que opta por una póliza específica es del 7,7%.

Una 'factura' de 267 millones

Además de mejorar en número de asegurados, el Eustat pone de manifiesto que las Entidades de Seguro Libre que funcionan en Euskadi han crecido también en volumen de primas. La 'factura' de estas compañías a sus clientes en 2010 fue de 267 millones de euros, lo que representa un 5,3% más que el año anterior. En el mismo periodo, el Producto Interior Bruto (PIB) de la comunidad experimentó un crecimiento del 1,9%. Por territorios, los vizcaínos facturan casi 196 millones; con lo que representan el 73,2% del total; frente al 17,3% de los guipuzcoanos y el 9,3% de los alaveses.

En el aumento del número de ciudadanos que acude a la medicina privada influye también la cada vez mayor oferta de las aseguradoras frente a las cada vez mayores restricciones de la red pública. Un ejemplo: aunque el 'tijeretazo' no ha llegado a Euskadi de una forma tan cruda como en otras latitudes, Osakidetza sí ha introducido medidas de ahorro. Es el caso de las citologías asintomáticas, que eliminó de sus cartera de servicios hace ya dos años. Esta decisión, muy criticada, ha empujado sin duda a muchas mujeres a acudir a especialistas privados para realizarse revisiones ginecológicas rutinarias. Las aseguradoras aprovechan también la escasa atención bucodental que ofrece la Sanidad universal para incluir en sus pólizas la odontología por una cantidad adicional que no resulta excesiva.

Pero son la reducción de los tiempos de espera para acudir a un especialista y la libre elección de facultativo los dos mayores incentivos a la hora de contratar un seguro. Así lo establece un informe del Consejo Económico y Social (CES), en el que se hace eco del «creciente peso de la sanidad privada» en el conjunto de España. Este estudio pone de manifiesto como las comunidades con mayor nivel de renta lideran el ránking de usuarios de la medicina privada. Baleares se sitúa a la cabeza con el 25% de la población, seguida de Cataluña (24%), Madrid (23%) y País Vasco (17,5%).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos