Los 103 cotos de caza de ACCA se disuelven por no poder hacer frente a los seguros

F. GÓNGORAVITORIA.

Amenaza cumplida. Los 103 cotos de caza organizados en la asociación ACCA han decidido disolverse el próximo día 12. La decisión va a tener unas consecuencias muy graves, además de los 10 empleos perdidos, para el campo y el mundo rural alavés dado que va a desaparecer una de las fuentes de ingresos de los pueblos. Ahora será muy difícil gestionar la fauna salvaje que ya crea problemas en los cultivos y ha aumentado en un 60% la siniestralidad en las carreteras.

Precisamente, ese es el gran problema que ha llevado a los cotos, que representan a unos 5.000 aficionados, a disolverse: la imposibilidad, según ellos, de hacer frente a las primas de los seguros que han subido vertiginosamente.

El presidente de la asociación, Teófilo Ruiz de Viñaspre, señaló ayer que «nos hemos visto abocados a disolvernos ante la imposibilidad económica de renovar la póliza de responsabilidad civil que cubre los accidentes de carretera con animales cinegéticos». Culpó a la Diputación de una gestión equivocada en la caza mayor y de recortar la financiación del sector.