Al Bizkaia Gernika se le escapa la final

Los verdinegros se condenaron ante el Ordizia en un inicio muy flojo en el que encajaron un parcial de 24-0

J. A. PÉREZ CAPETILLOBILBAO.
Ordizia y Bizkaia lo dieron todo por llegar a la final. ::
                         DIARIO VASCO/
Ordizia y Bizkaia lo dieron todo por llegar a la final. :: DIARIO VASCO

El Bizkaia Gernika, como el Getxo Artea un día antes, cayó en la segunda semifinal por el campeonato de Liga, por lo que los dos clubes vizcaínos cerraron así una temporada notable aunque se hayan quedado a las puertas de la lucha por el título. E igual que le ocurrió al club getxotarra en Valladolid, el Bizkaia Gernika pagó en Ordizia su debilidad en un comienzo de partido decisivo. Fu ahí cuando el 'quince' guipuzcoano recaudó una más que interesante suma de puntos que a la postre sería clave. Quesos Entrepinares y AMPO Ordizia jugarán por tanto la final que han rozado dos equipos vizcaínos.

La extraña flaqueza en el primer cuarto de hora de partido resultó determinante para que fuera el Ordizia, y no el Bizkaia Gernika, el que se presentara en la gran final. Los verdinegros se encontraron con un descorazonador 24-0 en contra a las primeras de cambio, en un arranque de semifinal en el que los guipuzcoanos se salieron. Dos ensayos de Huxford, uno de Julen Goia y otro de Kroll decantaron la eliminatoria del lado guipuzcoano. A partir de ahí, los de Jorge 'Chancha' Giménez tiraron de orgullo para recortar distancias y que el pase del Ordizia a la final no resultara un camino de rosas.

Así, antes del descanso, los vizcaínos ensayaron por medio de Bronson Ross y de Marvin Swartbooi, mientras el Ordizia inventaba su quinto ensayo para establecer el 31-14 con el que terminó la primera parte. El siguiente periodo se jugó casi todo en el terreno del Ordizia, muestra de que el Bizkaia Gernika quiso caer con dignidad. Y lo hizo. Un golpe de castigo de Swartbooi y un ensayo de García Parrado, que situaron el 31-22, llevaron los nervios a la repleta grada de Altamira y la ilusión a un conjunto verdinegro que soñó con dar la campanada después de la fatídica caraja inicial.

La esperanza vizcaína perduró hasta que el neozelandés Phil Huxford, el hombre del partido, cerró la semifinal con su cuarto ensayo particular tras una espectacular carrera desde más allá del medio campo en la que se fue de todos los verdinegros que le salieron al paso. Ahí se acabó una eliminatoria que había tenido durante su primer cuarto de hora el momento clave. Fue en ese inicio donde el Bizkaia Gernika se despidió de la final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos