«Espero que se haga justicia con los responsables de esta salvajada»

El alcalde de Barakaldo se confiesa «indignado» por el brutal crimen, pero sostiene que la ciudad «es tranquila y segura»

SERGIO LLAMASBARAKALDO.
Agentes de la Ertzaintza en el parking del complejo Megapark. A la izquierda, Tontxu Rodríguez. ::
                         L. C./
Agentes de la Ertzaintza en el parking del complejo Megapark. A la izquierda, Tontxu Rodríguez. :: L. C.

«Totalmente indignado por este asesinato». Así se reconoció ayer el alcalde de Barakaldo, Tontxu Rodríguez, quien lamentó el crimen y envió sus condolencias a la familia. «Queremos expresar nuestra más enérgica condena por esta muerte, que no tiene sentido. Lo único que espero que es que recaiga todo el peso de la ley sobre los responsables de esta salvajada y que se haga justicia», exclamó el regidor, para quien hay que considerar el suceso «como un hecho aislado que, lamentablemente, ha conllevado la pérdida de una vida». «Barakaldo es una ciudad tranquila. Es una ciudad segura», insistió.

En su opinión, se trata de un argumento atestiguado. «Lo dicen los propios informes de la Ertzaintza. Tenemos una tasa de criminalidad y de delincuencia baja», subrayó. Pese a todo, sucesos similares, ocurridos hace años en Juan de Garay, ya obligaron al Ayuntamiento a tomar medidas contra la violencia en las zonas de ocio. Rodríguez descartó la posibilidad de que los antiguos conflictos de esta calle se hayan trasladado ahora al entorno de Megapark. «Creo que no. Ha sido una trifulca, pero habrá que ver qué razones dan al juez estos sinvergüenzas y malnacidos», apuntó. Al tiempo, rechazó que se haya producido un relajo en las labores de control. «Seguimos trabajando para no permitir que esos indeseables campen a sus anchas», afirmó.

Colaboración ciudadana

El alcalde tuvo muy presente la inmediata detención de los sospechosos. Felicitó a la Policía local, y más en concreto a los diez agentes repartidos en cinco patrullas que forman de madrugada el dispositivo especial desplegado durante los fines de semana. «Es lo que nosotros llamamos tolerancia cero. Evitar que los indeseables vengan a la ciudad y, si han venido, que rápidamente sean detenidos. No queremos que estas personas lleguen para perturbar el ocio y disfrute en Barakaldo», arengó.

Rodríguez también tuvo palabras de gratitud para los vecinos que colaboraron en la captura. «Sin la ayuda ciudadana hubiera sido complicado una detención tan rápida. Los ciudadanos de las torres de San Vicente han cooperado indicándonos la apariencia física que tenían y el vestuario», destacó. Tras ser capturados los dos primeros sospechosos por una de las patrullas, los testigos confirmaron que se trataba de los agresores.

Fotos

Vídeos