Eider Capdepont: «El ingenio se agudiza en estos tiempos de crisis»

A sus 22 años, esta vizcaína se ha erigido en una de las grandes promesas del diseño vasco tras deslumbrar en Getxo Moda

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNAGETXO.
Capdepont se siente «feliz diseñando ropa». /M. Atrio/
Capdepont se siente «feliz diseñando ropa». /M. Atrio

Eider Capdepont es ya oficialmente una de las principales promesas del diseño vasco. Nadie que no lo sea habría logrado alzarse el pasado jueves con el Concurso de Nuevos Diseñadores de Getxo Moda. A sus 22 años esta estudiante en el Instituto Europeo de Diseño con sede en Bilbao, confía en labrarse una carrera profesional en este complicado sector que no pasa uno de sus mejores momentos, si bien asegura que «el ingenio se agudiza en estos tiempos de crisis».

- ¿Que le pasó por la mente al oír su nombre como ganadora?

- Primero muchos nervios, pues no me lo esperaba en absoluto. Y, una vez que asimilé la sorpresa, mucha alegría. Enseguida lo celebré con mi madre y una amiga que estaba acompañándome. Luego me fui a festejarlo con ellas, pero tampoco hasta muy tarde, que al día siguiente tenía que estudiar.

- ¿Cómo valora la oportunidad de participar en una pasarela con el prestigio de Getxo Moda?

- Fenomenal. Me he encontrado con personas muy amables en la organización que nos han ayudado en todo a los participantes. También he tenido la oportunidad de conocer a profesionales consagrados como Francis Montesinos. El ambiente ha sido muy bueno y, además he tenido la fortuna de que mis diseños hayan gustado mucho.

- De sus palabras se desprende que ha recibido muchas felicitaciones. ¿Me equivoco?

- No. Hasta Montesinos me dijo que le había gustado mucho mi colección y me felicitó porque ahora sabemos hacer de todo y eso es muy importante en su opinión. También asistentes al desfile me llegaron a preguntar que dónde se vendían mis vestidos para poder comprarlos. Me quedé alucinada.

- ¿En que consistía la colección que presentó en Getxo Moda?

- Eran cuatro vestidos con líneas muy rectas y limpias inspirados en los diseñadores de los años 80. Todos ellos estaban basados en líneas geométricas, en las que predominaban los triángulos, de ahí su nombre 'Triangle'. Además, los turbantes y alguno de los bolsos que lucieron las modelos también eran diseño mío.

- El premio lleva aparejado la beca 'Galanta' para hacer prácticas en el estudio de Alicia Rueda, ni más ni menos. ¿Cree que le va a servir para abrir puertas de cara a su futuro profesional?

- Voy a aprovecharla a tope. Espero que me sirva para conocer a fondo este mundillo y aprender a trabajar con una de las mejores diseñadoras vascas. Es una ocasión inmejorable.

- También lleva aparejado el participar en la próxima edición de Getxo Moda. ¿Ya se ha puesto a trabajar en ello?

- Todavía es pronto, pero no me puedo despistar. Faltan flecos por concretar, como el número de vestidos que debo diseñar y otros matices. Espero que me lo aclaren pronto para ponerme manos a la obra y responder debidamente a un reto tan importante.

- ¿Quizá no llegue en el mejor momento para el sector debido a la crisis económica?

- Suelen decir que en un momento de crisis es cuando más se agudiza el espíritu creativo y el ingenio. Además, si estás haciendo lo que realmente te gusta, nunca pierdes la ilusión y ese es mi caso. Soy feliz diseñando ropa.

El apoyo de la familia

- ¿Cuándo le entró el 'gusanillo' por esta profesión?

- Lo tenía muy claro desde pequeña. Cuando tenía diez años pedí a mi ama una máquina de coser, pero de las de verdad. No quería nada de juguete, mi ilusión era coser ropa. Así que se tuvieron que rendir y comprármela (risas).

- Así que su familia es su mayor apoyo.

- Desde el principio. A mi ama le gusta todo lo que hago, pero aita y amama son mis mayores críticos.

- ¡No me diga!

- De verdad. Mi aita si ve una falta en la ropa enseguida me advierte para que la corrija. ¡Y de mi amama ni te cuento! Como vive con nosotros, siempre está a mi lado cuando coso y no me perdona ni un fallo. Por eso siempre pido a mi familia la última opinión de mis diseños.

- ¿Cómo ve el futuro?

- En principio espero poder trabajar en el taller de un diseñador consagrado para empaparme de todo y seguir aprendiendo, pero mi meta final es sacar al mercado mi propia línea de ropa.

Fotos

Vídeos