El obispo de Alcalá propone terapia y castidad para los homosexuales

Colectivos de gays y lesbianas denuncian a Reig Plà y piden el amparo del Defensor del Pueblo por sus palabras «homófobas»

EL CORREOMADRID.
El obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plà./
El obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plà.

El obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plà, defendió ayer que muchos casos de personas que sienten atracción hacia otras del mismo sexo «pueden ser resueltos positivamente con una terapia apropiada, especialmente si la práctica de actos homosexuales no se ha enraizado».

El obispo aludió, en una entrevista a 'Religión en Libertad', a su polémica homilía de Viernes Santo, en la que criticó a «quienes piensan ya desde niños que tienen atracción hacia las personas de su mismo sexo y, a veces, para comprobarlo, se corrompen y se prostituyen, o van a clubes de hombres».

Ayer, Reig Plà aseguró que las personas homosexuales pueden cambiar. «Con la ayuda de la gracia de Dios y acompañados por sacerdotes, orientadores y catequistas y ayudados, en su caso, por profesionales, las personas con orientación sexual hacia el mismo sexo pueden vivir en castidad; no sin combate, pero la vida de todo cristiano que quiere vivir según la voluntad de Dios implica batallar contra las propias concupiscencias hasta el mismo día de la muerte», agregó.

A este respecto, aseguró que las experiencias de las que tiene noticias, especialmente en España, Europa, Estados Unidos y Latinoamérica, «son muy esperanzadoras». «Con la pertinente unión de la ayuda espiritual y profesional, muchas personas, laicos, religiosos y sacerdotes, que voluntariamente lo han solicitado, se están viendo beneficiados por estos nuevos itinerarios de libertad, caridad, verdad y esperanza que conducen al dominio de sí y, en su caso, al cambio», dijo.

Rebatido por expertos

Sus opiniones fueron rebatidas por varios expertos en Psiquiatría, quienes aseguraron que «no tiene sentido hablar ni de curación ni de terapia cuando la homosexualidad no está etiquetada como una enfermedad por la Organización Mundial de la Salud», según recordó el especialista José Cabrera. En parecidos términos se empleó el jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, Jerónimo Saiz, quien recordó que «no hay tratamientos estrictamente aplicables» a la homosexualidad. «Lo del obispo hay que enmarcarlo dentro de una postura ideológica», valoró, «ya que desde el punto de vista médico y científico no se puede sostener».

En cambio, «lo que se da en la actividad de la Psiquiatría son otras cuestiones como el temor de ser homosexual», precisó este experto, quien afirmó que se trata de un «motivo de consulta en adolescentes o en personas con un carácter obsesivo, que lo viven con duda, inseguridad o culpa».

Varios colectivos de homosexuales pidieron ayer la intervención de la Fiscalía General del Estado y del Defensor del Pueblo contra el obispo y anunciaron que presentarán hoy ante la Fiscalía de Madrid una denuncia contra Reig Plà por homofobia.

El obispo de Alcalá de Henares rechazó la acusación y criticó a quienes «juegan a confundir conceptos, de modo que acusan, ilícita e ilegalmente, de homofobia a quien afirma el desorden de dicha inclinación y de dichos actos». «Es una cuestión de estrategia: confundir conceptos para confundir a la opinión pública», apostilló.

Frente a las críticas que han arreciado tras la homilía, el prelado ha señalado que ha recibido «mil correos electrónicos, cartas y llamadas de apoyo de sacerdotes, religiosos y fieles laicos de España y de muchas partes del mundo, así como de importantísimas instituciones eclesiales y civiles».

Ayer mismo recibió el respaldo del obispo de Solsona, Xavier Novell, el más joven prelado de España, quien defendió que la opinión de la Iglesia sobre la moral sexual no puede ser objeto de «persecución» ni puede ser tachada de «homófoba». Novell aseguró que se ha producido un «encarnizamiento» contra monseñor Reig Plà.