Un chaval alegre y deportista que trabajaba en un banco

«Era un chico genial, que no se metía en problemas y que se machacaba con el deporte. Un buen tío», aseguran sus allegados

Pancarta en solidaridad con el joven, mostrada en el partido del pasado domingo en San Mamés. ::
 TELEPRESS/
Pancarta en solidaridad con el joven, mostrada en el partido del pasado domingo en San Mamés. :: TELEPRESS

Suena a tópico pero en el caso de Iñigo Cabacas es verdad. «Era un chico genial, que no se metía en problemas y que se machacaba con el deporte. Un buen tío», aseguran sus allegados. A punto de cumplir los 29 años (el 2 de mayo), vivió buena parte de su juventud en Basauri, de donde es su familia. Estudió en la Cooperativa Basauri y jugó al fútbol en El Kalero, el equipo del barrio donde compartió vestuario con muchos de los amigos que ayer lloraban su pérdida. Era hincha del Athletic y el pasado jueves había ido a San Mamés con el carné de un cliente del bar Biltoki que regentan sus padres en Pozas, a escasos metros de donde fue agredido. Precisamente cuando cogieron el negocio, la familia -era hijo único- se trasladó a vivir a Bilbao, aunque Iñigo mantuvo su cuadrilla de siempre, ésa con la que compartió los últimos instantes de su vida. Además del fútbol, le encantaba el surf y disfrutaba de las olas en Bakio y Laredo. Era un deportista. «Un tío sano, algo nervioso, pero bueno».

Había estudiado Relaciones Laborales en la universidad y con su diplomatura bajo el brazo había comenzado a trabajar en una entidad bancaria de la Gran Vía de Bilbao. «No tenía contrato fijo pero estaba contento». Toda una vida por delante que ayer se truncó para siempre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos