El PNV pide «contraprestaciones» en Basauri para permitir las obras del TAV

El alcalde, Andoni Busquet, no concederá las licencias de catas hasta conocer el proyecto definitivo, una decisión que respalda el PSE

LEIRE PÉREZBASAURI.
Obras del viaducto entre Galdakao y Basauri en octubre./ JordI Alemany/
Obras del viaducto entre Galdakao y Basauri en octubre./ JordI Alemany

El Ayuntamiento de Basauri, regido por el PNV, no facilitará a Adif los permisos para realizar los estudios necesarios para que el tren de alta velocidad discurra por el municipio en su recorrido hacia Bilbao hasta que no haya a cambio «una contraprestación económica y/o urbanística». De momento, los responsables municipales han negado la concesión de las licencias que supondrían los primeros pasos para que la infraestructura echase a andar por territorio basauritarra. «Hasta que se despejen las dudas» sobre el trazado, el Consistorio jeltzale no concederá los permisos a la empresa adjudicataria para que pueda iniciar las catas para los sondeos.

El alcalde de la localidad, Andoni Busquet, manifestó en este sentido su deseo de que el recorrido tenga «el menor impacto posible» para la zona. Según indicaron fuentes municipales, el mandatario ya le ha trasladado su desacuerdo con el proyecto planteado a los responsables técnicos de Adif, así como la necesidad de que se debe garantizar la eliminación del impacto urbanístico en áreas y núcleos habitados con la ejecución de un «trazado menos agresivo con el entorno». En este sentido, el regidor del PNV añadió que «Basauri siempre ha sido un municipio solidario y que ha acogido un buen número de infraestructuras y líneas de transporte», pero «tendrá que haber algún peaje, un claro beneficio para los basauritarras».

Conexión provisional

Los jeltzales de momento cuentan con el respaldo del grupo municipal socialista. Su portavoz, Loly de Juan, aseguró ayer que «les apoyaremos» ya que la infraestructura, con la que están de acuerdo, debe afectar en lo mínimo posible a los vecinos del barrio de San Miguel. Por ello consideró que una opción sería desviar más el trazado hacia «la antigua escombrera de Sidenor». Ante la petición del ejecutivo local de solicitar una compensación por las obras, la socialista afirmó que «nosotros, cuando estábamos en el gobierno local, pedimos que nos diesen el 1% para actividades culturales». Una gratificación que el operador entregaría a los municipios por los que circula el tren, según comentó la socialista. De Juan, por último, pidió a los responsables municipales que no dejen que se aproveche la llegada del TAV a Basauri para, en paralelo, insertar la variante sur ferroviaria.

El popular José María Agüeros fue más duro y solicitó al alcalde que «converse con Adif» para lograr el mejor trazado y hable menos en prensa. «Están todo el día hablando de participación ciudadana, pero las cosas se demuestran andando», sentenció, al tiempo que añadió: «nos la jugamos dentro de un proyecto que moderniza la comunidad autónoma».

A Basauri le afectará el TAV con el incremento de tránsito de trenes y con el consiguiente aumento de los niveles de ruido, manifestaron los responsables locales. Según comunicaron, Adif les ha anunciado la imposibilidad de abordar en estos momentos la construcción de una estación intermodal en Abando, una circunstancia que les ha llevado a buscar un trazado alternativo y provisional para que la alta velocidad ferroviaria llegue a Bilbao. Esto obligaría a tener una mayor afección en el barrio de San Miguel, al enlazar el TAV en este punto con las vías tradicionales, indicaron los responsables municipales. A Basauri el tren llegará a través de un viaducto proveniente del túnel de Zaratamo y que discurrirá por los barrios de Lapatza y Uriarte hasta acoplarse con la red de cercanías de Renfe en la estación de Abaroa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos