Euskadi lidera el gasto social en España con 773 euros por habitante

E. C.BILBAO.

La protección social en España es tan diversa como comunidades existen. Esta disparidad en esfuerzo económico y cobertura está generando importantes desigualdades a la hora de poder acceder a las ayudas. Euskadi es la autonomía más aventajada y se encuentra a la cabeza en gasto al invertir anualmente 773 euros por habitante, frente a otras que sólo alcanzan los 120 euros, como es el caso de Baleares. Así se desprende de la evaluación realizada por la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, cuyas conclusiones fueron hechas públicas ayer por su presidente, José Manuel Ramírez.

El gasto medio anual por ciudadano es de 280 euros, cantidad que el País Vasco casi triplica. Por detrás, aunque a mucha distancia, se encuentran Navarra (488 euros), Castilla-La Mancha (467), Cantabria (370), La Rioja (363) y Extremadura (353). A la cola en prestaciones, junto a Baleares, aparecen Canarias (155 euros), la Comunidad Valenciana (129), Madrid (207), Murcia (230) y Galicia (256).

El estudio desvela que la crisis no da tregua y que los servicios sociales españoles en general no están a la altura de las circunstancias con un sistema débil, cuando hay más de ocho millones de personas que se acogen a ellos. Es más, la media de desarrollo del conjunto de las comunidades es de 4'7 sobre una calificación máxima de 10. «España suspende en materia de protección social y el futuro pasa por una tendencia negativa», advirtió ayer Ramírez. El estudio, que evalúa el nivel de desarrollo de los servicios sociales en España a través de la acción tanto de gobiernos autonómicos y locales como de ONGs, ha tenido en cuenta el índice DEC (derechos, esfuerzos y cobertura), con datos pertenecientes a documentos oficiales de 2009 y 2010.

«A la cola de Europa»

Sólo cuatro autonomías presentan un nivel de desarrollo avanzado y en progresión: Castilla y León, País Vasco, La Rioja y Navarra. En la otra cara de la moneda y con «datos lamentables» están Murcia, Madrid, Canarias y Valencia. «Ser los últimos en protección social en España significa estar a la cola de toda Europa», detalló Gustavo García, autor del informe junto a José Manuel Ramírez.

Y es que España cuenta con uno de los peores datos de la Unión Europea y la OCDE. El gasto social europeo en Bienestar (educación, sanidad) se sitúa entre el 26 y 27% de media, mientras que en España desciende hasta el 21%. Otra de las conclusiones que arroja el estudio es que la inversión en protección social no es determinante en el déficit de las regiones. «Las comunidades que alcanzan un mayor desarrollo de sus servicios sociales no son aquellas que muestran un mayor déficit en sus cuentas», subraya García. «Queríamos presentarlo -el informe- antes de que se publicasen los Presupuestos, para así demostrar que no se ahorra recortando en cobertura social», ironizó Ramírez.