Otra hija detenida acusada de degollar a su padre

Después de cinco meses de intensas pesquisas, la Guardia Civil ha detenido a la hija y al yerno de Bernardino Pousa Rodríguez, un chófer de 59 años que fue hallado muerto en la localidad gallega de Verín en septiembre de 2011. Ambos están acusados de homicidio. El conductor fue encontrado degollado y con una contusión en la cabeza debajo de uno de los autobuses que conducía. Al parecer, el asesino le golpeó primero para reducirle y después le cortó el cuello con un arma de «filo suave», según informaron fuentes oficiales.

Entonces, se barajó la hipótesis de que se tratara de un ajuste de cuentas. Y es que un año y medio antes de su asesinato, Bernardino Pousa había sido agredido después de denunciar que alguien había introducido un paquete con droga en el vehículo que conducía. Varios vecinos apuntaron a su vez a que podría haber una o dos personas esperando a la víctima el día de su muerte .

A pesar de la detención de la hija y del yerno, fuentes oficiales han hecho un llamamiento a la prudencia, ya que el caso se encuentra todavía bajo secreto de sumario. Fuentes de la subdelegación del Gobierno afirmaron que la investigación continúa abierta.