El tesoro del navío 'Nuestra Señora de las Mercedes' vuela por fin hacia casa

Dos aviones Hércules transportan más de 23 toneladas de monedas de oro y plata de la fragata expoliada por los cazatesoros de Odyssey

PEDRO SAN JUANMADRID.
Personal militar español y estadounidense carga el tesoro en un avión Hércules. ::                         AFP/
Personal militar español y estadounidense carga el tesoro en un avión Hércules. :: AFP

El tesoro del buque 'Nuestra Señora de las Mercedes', naufragado en 1804 y hallado en 2007 por la empresa estadounidense Odyssey, puso rumbo ayer hacia España a bordo de dos aviones Hércules que despegaron de Florida. Así pondrán fin «a un viaje que ha durado más de 200 años», en palabras del embajador español en Washington, Jorge Dezcallar. Se calcula que aterrizarán este mediodía, tras realizar dos escalas técnicas.

«En total fueron 49.000 libras (más de 23 toneladas), muchas más de las 17 toneladas pensadas en un principio, porque la primera cantidad que comunicó la empresa no era la correcta», explicó Miguel Morer, jefe de prensa del Ministerio de Defensa español desde Tampa (Florida). Con este traslado concluyen cinco años de litigio con la empresa cazatesoros Odyssey, que en 2007 rescató del fondo del mar el cargamento de la fragata española, frente a las costas de Cádiz, y no dudó en transportarlo vía Gibraltar hasta Tampa, donde tiene su sede. La pasada semana, por fin, un juez federal autorizó al Estado español a recuperar el tesoro, después de desestimar el último recurso presentado por la compañía estadounidense.

Ayer, dos siglos después de perderlas como resultado de un ataque de navíos ingleses al 'Mercedes', nuestro país asumió oficialmente la custodia de las 595.000 monedas de oro y plata, además de tejidos, fragmentos metálicos y balas de cañón. Todo este material se cargó en los aviones del Ejército tras haber sido catalogado por un equipo de expertos españoles en numismática y conservación.

El mayor botín submarino

En las dos aeronaves viajan cuatro tripulaciones, con 26 hombres en total. El vuelo contempla una escala técnica de al menos una hora en una base en Nueva Jersey (este de Estados Unidos) y luego otra en Canadá, desde donde los aviones Hércules volarán hacia la base militar de Torrejón.

«El tesoro se encuentra en muy mal estado porque ha pasado los últimos 208 años bajo el mar. Por si fuera poco, todavía está sumergido para preservarlo lo mejor posible», aclaró Miguel Morer. De ahí que todavía no se sepa con precisión el número de piezas que integran el cargamento, ya que viajan «sumergidas con agua marina y un líquido especial para que no se deterioren». Se estima que el valor total supera los 500 millones de dólares. Es el mayor botín submarino jamás encontrado hasta ahora.

«Si en 1804 aquellos marinos no pudieron volver a su patria, por lo menos hoy una parte regresará», afirmó el embajador Jorge Dezcallar, quien agradeció la colaboración de las fuerzas aéreas estadounidenses, al tiempo que ensalzó «el buen trabajo y las sinergias» que han hecho posible la recuperación del tesoro.

La Guardia Civil investigará si Odyssey ha entregado todo el botín que sustrajo de la fragata o si faltan piezas, como las 59 que, según denunció un concejal de San Roque (Cádiz), podrían haberse quedado en Gibraltar. De allí voló hacia Estados Unidos el cargamento expoliado por el equipo de Odyssey en 2007. El fiscal de Algeciras, Juan Cisneros, admite que las indagaciones serán complicadas.

Fotos

Vídeos