El PSE plantea ahora la consulta popular sobre Bilbao Ría 2000

Aunque rechazaron esta medida desde la alcaldía, los socialistas apelan a la «indefinición» del PNV ante la regeneración de Basauri para apoyarla

LEIRE PÉREZBASAURI.
Montaje del corredor diseñado para cubrir la brecha ferroviaria en el centro de Basauri. ::
                         B. R. 2000/
Montaje del corredor diseñado para cubrir la brecha ferroviaria en el centro de Basauri. :: B. R. 2000

La transformación urbanística que pretende llevar a cabo Bilbao Ría 2000 en Basauri con la construcción de 700 viviendas y zonas verdes sigue marcando con fuerza el debate político. Ayer el PSE exigió al equipo de gobierno que deje de «desviar» la atención sobre el proyecto con informaciones que utiliza «para sus intereses partidistas» y, aunque los propios socialistas se negaban desde la alcaldía, ahora le requieren que cumpla «su promesa electoral de convocar una consulta popular».

Los socialistas achacan este cambio de actitud a la paralización momentánea que soporta la actuación urbanística en los últimos meses. En su opinión, esta situación obliga a los responsables municipales a consultar a la ciudadanía su opinión en torno a un plan «estratégico» para el municipio y que, «si existe voluntad política, podría llevarse a cabo en plazos razonables».

Para la portavoz del PSE, Loly de Juan, de esta forma los mandatarios serían «consecuentes» con la postura que defendieron cuando integraban la plataforma 'Otro Basauri es posible', que estaba formada por diferentes grupos políticos, colectivos ecologistas y vecinales, así como por sindicatos.

La pasada legislatura PSE y PP abanderaron el proyecto para renovar los barrios de Pozokoetxe, Bidebieta y San Fausto. Y en reiteradas ocasiones la anterior alcaldesa, Loly de Juan, mostró sus reticencias a que se celebrase una consulta popular en la localidad alegando que «la competencia sobre la convocatoria de referendos es estatal». Incluso en enero del año pasado ambos partidos rechazaron la moción presentada por el colectivo con el apoyo de más de 5.000 firmas para que se diese la voz a la ciudadanía y se celebrase la cita con la consulta coincidiendo con las elecciones municipales de mayo. Desde entonces ningún colectivo ha vuelto a solicitar a los responsables municipales que tomase en cuenta la opinión de los residentes.

Proyecto «de pueblo»

De Juan lamentó la «indefinición» nacionalista tras reconocer que «siempre» había creído que el plan de regeneración «era bueno porque era un proyecto de pueblo y no de partidos». En este sentido, recordó que no fue el grupo socialista el que decidió acometerlo si no que el asunto comenzó a fraguarse en 2002, bajo mandato del PNV. En cuanto a las facturas que sufragó por valor de 1,8 millones de euros entre 2009 y 2010 manifestó que correspondían a «estudios adjudicados por Rafa Ibargüen y Jasone Valle y que estaban pendientes de pago a Bilbao Ría 2000». El equipo de gobierno prefirió no manifestarse sobre la petición de consulta popular.