Suspenden el juicio a dos bilbaínas por arrojarse pintura para protestar contra el BBVA

JON MAYORABILBAO.
Concentrados en Bilbao. ::
                         M. A./
Concentrados en Bilbao. :: M. A.

La vista contra dos bilbaínas detenidas en marzo de 2011 por protagonizar una protesta a las puertas del Euskalduna cuando en su interior se celebraba la junta general de accionistas del BBVA, quedó ayer suspendida y «pendiente de notificación a las partes», al no comparecer en la sala los agentes de la Ertzaintza que procedieron a su arresto ni los responsables del Palacio de Congresos, según aseguraron las imputadas a este periódico. La acusación solicita una pena de 2 a 6 días de arresto domiciliario y hasta 72.000 euros de multa a las dos jóvenes «por daños, deslucimiento de bienes públicos y desobediencia».

Los hechos que tenían que haberse visto en el Juzgado de Instrucción número 10 de Bilbao se remontan al 11 de marzo del pasado año, cuando miembros de la Plataforma contra el BBVA denunciaban en el exterior del Palacio Euskalduna «la política de inversiones» que lleva a cabo la entidad bancaria.

Durante la concentración, las dos activistas consiguieron burlar el cerco policial y arrojar pintura roja sobre sus cabezas «en denuncia por la forma de lograr beneficios de este banco», recordaban ayer las encausadas a la salida del juzgado. Las dos integrantes de la plataforma, en la que tienen cabida media docena de grupos sociales y ecologistas y el sindicato STEE-EILAS, fueron detenidas por agentes de la Ertzaintza y conducidas a la comisaría de Deusto para prestar declaración y donde permanecieron «seis horas», según relataron.

Ana Hernández y Julene Eiguren estuvieron arropadas a su paso por el juzgado por una veintena de personas que mostraron su malestar por la celebración de la vista. La plataforma lleva cuatro años realizando esta protesta coincidiendo con la junta de accionistas del banco, sin que hasta el pasado año hubiera habido detenidos.