Una sociedad que envejece y plantea nuevas necesidades

El hospital de Eibar es una iniciativa enmarcada en la estrategia para afrontar el reto de la atención a los pacientes crónicos en Euskadi y que pretende responder a la necesidad de disponer de centros hospitalarios especializados en el cuidado y atención continua de personas con enfermedades crónicas complejas (cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes o Alzheimer, entre otros).

«Somos una sociedad que está envejeciendo y en 25-30 años alcanzaremos el nivel de envejecimiento de Japón, el país con mayor índice de personas mayores. Esa evolución demográfica tiene sus aspectos buenos y malos, como es el hecho de que el envejecimiento viene acompañado muchas veces de enfermedades crónicas, que requieren de tratamiento y cuidados continuados que no se pueden dar en centros hospitalarios existentes», aseguran desde Osakidetza para justificar la construcción de un centro de estas características en Eibar.

Según plantea el departamento de Sanidad del Gobierno vasco, el futuro centro hospitalario sería similar al de Matía en San Sebastián, Santa Marina en Bilbao o Górliz. El hospital contará con un centenar de plazas y dará servicio a Eibar y todas las localidades del entorno. En los estudios previos realizados para la ubicación de este hospital se ha tomado en cuenta la situación geográfica de Eibar, con una población importante en su entorno y equidistante de los tres territorios del País Vasco.

La materialización de este proyecto conlleva, además, la paralización de las ideas para la posible ampliación del hospital comarcal de Mendaro, un centro que se encuentra saturado en numerosas ocasiones.

Fotos

Vídeos