Dueños de perros están que muerden con el metro

Sólo deja viajar a mascotas de menos de 8 kilos, el 10% del total, según critican los animalistas

EVA MOLANOBILBAO.
El Colectivo Antitaurino y Animalista de Bizkaia se concentró ayer con varios perros. / Luis Ángel Gómez/
El Colectivo Antitaurino y Animalista de Bizkaia se concentró ayer con varios perros. / Luis Ángel Gómez

«¡Quiero entrar al metro con mi perro!» fue el lema repetido ayer, altavoz en mano, por el Colectivo Antitaurino y Animalista de Bizkaia (CAAB) para reclamar que los canes de más de 8 kilogramos puedan viajar en este medio de transporte. En el marco de un acto reivindicativo, una docena de activistas se concentraron a mediodía junto a la boca del suburbano en la Plaza Circular de Bilbao e intentaron acceder al interior de la estación con varios perros de entre 8 y 20 kilos «a los que margina» la actual normativa», denunciaron. El personal de seguridad de la compañía y cerca de media docena de ertzainas, todos al corriente de la movilización, les impidieron la entrada. La agrupación también aprovechó el acto para recoger firmas.

«En el tranvía y en Renfe Cercanías se puede viajar con los animales con normalidad, y en el funicular también. El metro, que se jacta de ser un medio vanguardista, debería tomar nota», apuntó Enrique Florit, vicepresidente de CAAB. El suburbano abrió sus puertas a los animales el 1 de enero del pasado año, pero los colectivos de propietarios y grupos de animalistas dijeron que la normativa que lo permitía «se queda corta», pues sólo contempla la entrada de mascotas de menos de 8 kilogramos.

Es el peso que los responsables de Metro Bilbao consideraron oportuno para que el usuario pueda cargar a su perrito en brazos al descender al andén y durante el trayecto. Pero los propietarios consideran que «un can de 20 ó 30 kilos no tiene por qué dar ningún problema si está bien educado» y criticaron que el suburbano permita «que entren bicicletas y tablas de surf, que ocupan mucho más espacio». Y es que apenas media decena de razas caninas cumplen los requisitos para acceder. Algunas de ellas son los chihuahuas, los yorkshire terrier o los ratoneros.

«Sin coche, estoy perdida»

«El 90% de los propietarios de perros no tenemos derecho a poder viajar con nuestros amigos», explica Florit. «Si no tienes coche estás perdido en esta situación», se quejó la joven Maite Pozo, dueña de dos canes. «Uno puede montar y otro no. Y les tengo que llevar andando a todas partes, desde Sarriko al Casco Viejo, o coger un taxi».

Cochi Rayero pudo llevar al suyo al veterinario «gracias al tranvía. Pero tarde o temprano conseguiremos equipararnos a Europa en este aspecto», declaró esperanzada.