El grupo socialista tiene cinco días para dejar su despacho en el Ayuntamiento de Basauri

L. PÉREZBASAURI.

La guerra que enfrenta a los grupos políticos de Basauri por los despachos parece llegar a su fin. Un decreto firmado por el alcalde, Andoni Busquet, da cinco días de plazo al PSE para que abandone su estancia. Transcurrido ese margen, se procederá al cambio de cerradura de las puertas.

La estancia será ocupada por el PNV, lo que ha generado una fuerte disputa con un PSE que se niega a abandonarla. La portavoz socialista, Loly de Juan, exigió un reglamento regulador que sitúe a los partidos «en función de sus resultados electorales» y denunció que la decisión pretende «humillarnos porque ellos ya tienen sus despachos y no van a usar este».

El PNV asegura que invertirá 9.000 euros en reformar el despacho. A su juicio, esta actuación es necesaria para que «los representantes de los vecinos trabajen en condiciones de habitabilidad» tras desvelar la existencia de humedades. El PSE ocupará el antiguo despacho del PNV y Bildu se ubicará junto al nuevo de la formación jeltzale. El PP mantendrá su ubicación.