El parque de Lamuza, en Llodio, se queda sin dinero

El Ministerio de Cultura descarta invertir un millón de euros en la reforma del recinto

MARTA PECIÑALLODIO.
Imagen de uno de los edificios de Lamuza. ::
                         JOSÉ MONTES/
Imagen de uno de los edificios de Lamuza. :: JOSÉ MONTES

Cero. El parque de Lamuza de Llodio no tendrá ni un euro para su remodelación, al menos de momento. Primero, la Diputación anunció que anulaba la ayuda de dos millones de euros para encauzar el arroyo Aldaikoerreka y, ahora, ha sido el Ministerio de Cultura el que se ha desmarcado del proyecto. Hace ahora un año, el diputado del PNV en el Congreso, Emilio Olabarria, avanzó que, fruto de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado, Cultura iba a destinar un millón de euros al Centro Vasco de Arquitectura y «es nominal», según explicó el diputado. Todo parecía indicar que esa cantidad se iba a invertir en el parque de Lamuza, porque cuando se convocó el concurso para elegir el proyecto de rehabilitación, se planteó a los diseñadores la posibilidad de ubicar un nuevo edificio en el parque para albergar el Instituto Vasco de Arquitectura.

Después de conocer las ayudas del Ministerio, el alcalde, Jon Karla Menoyo, descartó invertir ese dinero en la construcción de nuevos inmuebles en el recinto. Añadió, entonces, que «en el caso de actuar en edificios, ya tenemos el casino y la casa de la música, que están cerradas y no provocarían trastornos a nadie». La intención del equipo de gobierno era recuperar en primer lugar el cauce del arroyo Aldaikoerreka, que ya cuenta con un proyecto redactado.

El millón de euros del Ministerio de Cultura se ha destinado al Centro Vasco de Arquitectura, ubicado en el Archivo del Territorio Histórico de Álava, en el campus universitario de Vitoria, que se dedica a localizar y proteger el patrimonio documental arquitectónico y urbanístico, centrado en archivos privados.

Obra suspendida

La Diputación debería haber convocado el concurso para adjudicar la obra, ya que, además, se habían reservado en los presupuestos forales dos millones de euros para ejecutar los trabajos que permitirían acabar con las filtraciones de aguas fecales al cauce de río, que provocan un mal olor muy intenso. Sin embargo, el Gabinete De Andrés ha decidido suspender las obras no iniciadas y en estos momentos, no hay ni un solo euro para iniciar la remodelación del parque.

La situación no es nada halagüeña para el complejo. El anterior desencuentro entre la Diputación, entonces presidida por el popular Ramón Rabanera, y el Ayuntamiento de Llodio terminó sin que la Administración foral realizara inversiones en el parque. El Consistorio abordó en solitario la reforma de la casa matriz que se usa como Oficina de Turismo y sala de exposiciones. También alberga la nueva entrada a la casa de cultura.

La Diputación, propietaria de los inmuebles y el terreno, entendía que debería ceder el conjunto a Llodio que, desde 1976, es el responsable del mantenimiento. Eso no ha impedido que varios edificios estén cerrados, como el casino, la casa de la música y varias salas de la casa de cultura.