Alegres pero con un toque nostálgico

El sexteto bailongo bilbaíno estrena mañana un infeccioso disco con borboteante acid-jazz de alcance mundial

ÓSCAR CUBILLO
«En este grupo el trabajo es duro y exige mucho esfuerzo y dedicación», afirman. ::
                         GORKA VADERETRO/
«En este grupo el trabajo es duro y exige mucho esfuerzo y dedicación», afirman. :: GORKA VADERETRO

Pedazo de vídeo molón han colgado en YouTube de su canción 'The Harvest' los Cherry Boppers, combo de acid jazz del barrio de Santutxu que se gestó como divertimento de una pandilla de amigos. Rememora su guitarrista, Xixo Yantani: «Somos colegas y nos conocemos y estamos juntos desde los 13 años. Formamos nuestra primera banda en el barrio interpretando temas de Jimi Hendrix y la Creedence, pero también empezamos a escuchar rhythm and blues y las recopilaciones de Blue Break Beats (del sello Blue Note), que nos marcaron bastante. Ya en 2004 nos lo tomamos un poquito más en serio y surgieron los Boppers. Aparte, todos estamos en el 'business' de la música y a partir de ese año intentamos profesionalizarlo un poco».

Profesional... Divino adjetivo. «Nos consideramos así porque todos nos dedicamos al mundo de la música. The Cherry Boppers no es nuestro único trabajo, claro está, sino que también lo combinamos con otro tipo de actuaciones: jam sessions, talleres, otras bandas, labores de técnico de sonido y enseñanza musical... Con todo esto junto conseguimos poder continuar día a día de manera digna».

Ahora mismo son seis miembros que promedian unos 32 tacos. Por sus filas han pasado muchos músicos que al final han abandonado el barco por merma de entusiasmo u otros compromisos vitales personales. «El trabajo es duro y exige mucho esfuerzo y dedicación», apunta Xixo Yantani, quien enumera sus influencias: «Son varias y casi todas se relacionan con la música negra: The Funk Brothers, Jimi Hendrix, The Doors, James Brown & The JBs, artistas jazz-funk del sello Blue Note como Lou Donaldson, Grant Green y Lonnie Smith». Buen gusto, sí.

The Cherry Boppers consideran que 'Shakin' The Hood' es su segundo disco oficial tras 'Play It Again!' (08), y que su debut 'Dressin' The Puppet' (06) lo enfocaron como una maqueta. El nuevo está bien grabado, arreglado y compuesto. El Hammond refresca y los metales marcan los pasos. Hay tres cortes con cantantes invitados (el mejor, el rapero y último) y los demás desbordan por su perfecta asimilación de los clichés del acid jazz de Corduroy o el James Taylor Quartet, el soul de detectives negros, el empuje danzón de la onda norteña, etc. Añade Xixo: «Pensamos que hemos complementado nuestro sonido con todo lo que hemos aprendido estos años. Hemos seguido escuchando funk, psicodelia, blues, rock and roll, jazz, hip hop... Hemos intentado mejorarlo todo y aportar nuevas melodías, nuevos ritmos y nueva instrumentación».

Mañana lo estrenan en Bilbao (Fever, 21.00 h, 10-12 € más Akatz) y avanza Xixo Yantani: «En nuestros conciertos intentamos plasmar la idea que tenemos de fiesta. Nos gusta hacer música divertida pero no frívola. Por eso combinamos el jazz con el rock, la psicodelia con el funk, acordes menores con acordes mayores... Siempre que sea una música alegre pero con un toque un poco nostálgico. El concierto de la Fever va a ser una celebración de que seguimos juntos y hemos sacado nuevo disco».

Fotos

Vídeos